CIUDAD DE MÉXICO                                  INTERIOR DE LA REPÚBLICA
Automedicación de gotas para los ojos puede causar infecciones

La automedicación de gotas en ojos, el abandono del tratamiento médico, y el mal manejo de una conjuntivitis con lavados con té de manzanilla o gotas de limón, son las principales causas de infecciones oculares severas (dacriocistitis), que se diseminan hacia los lagrimales y que muchas veces llegan a requerir de cirugía para evitar complicaciones mayores.

En una entrevista con el Dr. Ricardo Manuel Ábrego Ayala, adscrito al Servicio de Órbita, Párpados y Vías Lagrimales de la División de Oftalmología del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional “Siglo XXI” del IMSS, indicó que en los últimos cinco años se han incrementado hasta en un 60% las cirugías por complicaciones de una conjuntivitis, no porque se hayan incrementado los casos sino sobre todo porque se diagnostican más.

Es importante que el tratamiento que el médico prescriba sea seguido estrictamente, en cuanto al horario de tomar o aplicar el o los medicamentos y las dosis, para evitar que reincida el problema o se complique.

Explicó que existen dos tipos de conjuntivitis: la alergénica, que es la más frecuente, y la bacteriana o infecciosa; ésta última requiere atención médica inmediata para evitar complicaciones como la dacriocistitis. Se contagia por el contacto de la mano con el ojo o por virus asociados a un catarro, faringitis u otra enfermedad.

La mayoría de los casos, añadió, son de conjuntivitis mixta, es decir empiezan por problemas alergénicos y se complican con bacterias. Inicialmente se manifiesta con comezón o sensación de un cuerpo extraño, y la presencia de secreciones mucosas (lagañas) que al principio son blanquecinas, pero conforme avanza se vuelven verdosas o amarillentas, lo que indica ya una severa infección.

Desgraciadamente, antes de acudir con el especialista se suele recurrir a los remedios caseros como son los populares “lavados de ojos con manzanilla o las gotas de limón” así como a la automedicación de fármacos oftálmicos para limpiar ojos; con el resultado de que avanza el problema, se retrasa el diagnóstico y se complica con una dacriocistitis.

Después de lo anterior el doctor Ábrego Ayala subrayó que una de las principales causas de esta complicación es la automedicación, pues el paciente se pone gotas un par de días y las suspende una vez que desaparecen las molestias, pero la infección no fue erradicada por lo que tiempo después reaparece y el medicamento ya no le hace efecto.

La mayoría de las conjuntivitis, detalló, son atendidas en las unidades de Medicina Familiar y hospitales generales de zona, pero cuando persisten los síntomas por más de siete días, es necesario acudir nuevamente con el especialista, y de tratarse de una fuerte infección se envía al Centro Medico Nacional, donde se maneja, en primer lugar con potentes antibióticos, antiinflamatorios y antihistamínicos, y de ser necesario por vía sistémica.

De no combatir y erradicar la infección, el absceso obstruye la vía lagrimal y se requerirá de una intervención quirúrgica, que consiste en colocar un tubo de silicón especial a través de la vía lagrimal para que se drene.

La conjuntivitis y sus complicaciones se pueden presentar a cualquier edad, desde recién nacidos al contaminarse por el canal del parto hasta en mayores de 60 años. Sin embargo, su mayor incidencia es entre los 30 y los 50 años, debido a que se esta más expuesto al polvo y a los alergenos del medio ambiente. Afecta por igual a hombres y mujeres, aunque es el sexo femenino el que acude más a pedir atención médica.
Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO