CIUDAD DE MÉXICO                                  INTERIOR DE LA REPÚBLICA
Hemodiálisis

Los riñones son dos órganos situados en la cavidad abdominal a los lados de la columna vertebral, y se encargan de controlar la cantidad de líquido de nuestro organismo por medio de la excreción de orina, así como la eliminación de sustancias tóxicas derivadas del metabolismo, del organismo o bien de los productos finales de la dieta, en otras palabras funciona a manera de filtro purificador de la sangre, explica el Dr. Tomás Pascual Jiménez, nefrólogo del Hospital Ángeles León.

El riñón además cumple con otras importantes funciones, tales como: controlar la presión arterial junto con el corazón y los vasos sanguíneos, producir una sustancia llamada eritropoyetina que mantiene la elaboración y maduración de glóbulos rojos y evita que se presente anemia; asimismo, el riñón regula los niveles de acidez de la sangre e interviene en el control de calcio y fósforo en la misma, por lo tanto ayuda al metabolismo adecuado de los huesos.

Cuando los riñones ya no funcionan, la diálisis reemplaza algunas de estas funciones. Existen dos tipos diferentes de diálisis: hemodiálisis y diálisis peritoneal.

¿Cuándo es necesaria la diálisis?

Si los riñones ya no son capaces de eliminar desechos y líquidos de la sangre en cantidades suficientes; generalmente, esto ocurre si sólo queda un 10 a 15% de la función renal.

Es posible que el paciente tenga síntomas de náuseas, vómitos, hinchazón y fatiga. Sin embargo, en el caso de que no se presenten éstos, es posible que existan altos niveles de desechos en la sangre, los cuales pueden ser tóxicos para el organismo. El médico es el único que puede determinar cuando es necesaria la diálisis.

Exactamente, ¿qué es lo que hace la hemodiálisis?

A semejanza de los riñones sanos, la diálisis mantiene sano al organismo. La diálisis hace lo siguiente:

  • Elimina los desechos, la sal y el agua excesiva para prevenir su acumulación en la sangre.
  • Mantiene un nivel adecuado de ciertas sustancias químicas en la sangre.
  • Contribuye a controlar la presión sanguínea.

¿De qué manera funciona la hemodiálisis?

Para llevar a cabo la hemodiálisis se utiliza una máquina de diálisis y un filtro especial, denominado riñón artificial o dializador, con el objetivo de limpiar la sangre. Para poder llevar la sangre al dializador, el médico tiene que establecer un acceso o entrada a los vasos sanguíneos, lo que requiere una intervención de cirugía menor, que generalmente se lleva a cabo en el brazo, pero en casos de extrema urgencia se coloca un catéter en una vena grande del cuello o debajo de la clavícula y llega al corazón con el fin de obtener un flujo sanguíneo adecuado para realizar una hemodiálisis eficaz.

Un acceso denominado fístula, que se realiza uniendo una arteria con una vena cercana, debajo de la piel para formar un vaso sanguíneo más grande, presenta menos complicaciones y dura más tiempo. El segundo tipo de acceso disponible, denominado injerto, se utiliza en caso de que los vasos sanguíneos no sean adecuados para hacer una fístula.

En tales casos, es posible que el médico utilice un tubo blando de plástico para unir una arteria a una vena debajo de la piel, lo que se llama injerto. Una vez que la fístula o injerto haya cicatrizado, si el paciente necesita diálisis, se colocan dos agujas, una del lado de la arteria y la otra del lado de la vena de su fístula o injerto. Las agujas están conectadas a tubos de plástico que llevan la sangre al dializador, en el cual se la limpia y se la lleva de vuelta a su organismo.

Otro tipo de acceso se denomina catéter, el cual puede ser introducido en una vena grande del cuello o del tórax. En general, este tipo de acceso se utiliza durante un corto tiempo, pero en algunos casos puede ser utilizado como acceso permanente. Los catéteres se pueden conectar directamente a los tubos que van a la máquina de diálisis, por lo tanto no se usan agujas.

¿De qué manera limpia la sangre el dializador?

El dializador o filtro se compone de dos partes: una para la sangre y la otra para un líquido de lavado que se denomina dializado. Una membrana de poco espesor separa las dos partes. Los glóbulos rojos y blancos de la sangre, las proteínas y otros elementos importantes permanecen en la sangre porque son demasiado grandes para pasar a través de la membrana. Los productos de desecho más pequeños que se encuentran en la sangre, tales como la urea, la creatinina, el potasio y el líquido en exceso, pasan a través de la membrana y son eliminados por el lavado. El tamaño de ciertas sustancias contenidas en la sangre determina si se pueden eliminar. El agua, la urea y la creatinina son suficientemente pequeñas como para que se puedan filtrar. La proteína y los glóbulos de la sangre no lo son. Se pueden efectuar cambios en el líquido del dializado para adaptarlo a las necesidades especiales.

¿Dónde se lleva a cabo la hemodiálisis?

La hemodiálisis se puede efectuar en un hospital o un centro de diálisis que no forme parte de un hospital. El paciente y su médico podrán decidir cuál es el mejor lugar para llevar a cabo la hemodiálisis, en base a su estado clínico y sus deseos, aunque lo ideal es que se realice en un hospital que brinde la seguridad y calidad de atención.

¿Cuánto tiempo dura cada tratamiento de hemodiálisis?

En general, estos tratamientos duran aproximadamente cuatro horas, y se realizan tres veces por semana. El tiempo necesario para cada tratamiento de diálisis depende de:

  • El grado de funcionamiento de sus riñones, llamada función renal residual
  • Cuánto líquido gana el paciente de un tratamiento al otro
  • Su peso corporal
  • Cuánto producto de desecho tiene el paciente en la sangre
  • El tipo de riñón artificial que utiliza el centro de tratamiento

Su médico indicará cuántos tratamientos son necesarios. Los estudios que se han realizado demuestran que si el paciente recibe la cantidad adecuada de tratamientos, su salud general mejora, se previenen las hospitalizaciones y tiene una vida más larga. El equipo de diálisis que atiende a los pacientes controlará el tratamiento mediante análisis mensuales de laboratorio, para determinar si se está recibiendo la cantidad adecuada de diálisis.

El paciente puede contribuir a que se cumplan los propósitos del tratamiento si:

  • Concurre a todas las citas programadas para su diálisis
  • Llega puntual a su tratamiento
  • Permanece conectado a la máquina todo el tiempo necesario

¿Es posible que la diálisis cure mi enfermedad renal?

En algunos casos de insuficiencia renal aguda o repentina, puede necesitar dializarse por un breve periodo de tiempo, hasta que los riñones mejoren. Sin embargo, si la enfermedad renal crónica evoluciona hasta convertirse en insuficiencia renal a lo largo del tiempo, los riñones no mejoran, sino que el paciente necesitará diálisis por el resto de su vida, a menos que pueda recibir un transplante de riñón.

¿Me sentiré molesto durante la hemodiálisis?

Cuando el paciente empiece a dializarse, es posible que le resulten molestas las agujas que se introducen en la fístula o injerto, sin embargo actualmente existen anestésicos tópicos en presentación en cremas que evitan dolor. El equipo de diálisis hará todo lo que pueda para evitar molestias, dentro de lo posible, durante el tratamiento. Síntomas como calambres, dolores de cabeza, náuseas o mareos no son frecuentes, pero si el paciente experimenta algunos de ellos debe preguntar al equipo de diálisis que le atiende.

El paciente puede contribuir a un mayor bienestar si cumple con su dieta y la cantidad de líquidos permitida. La necesidad de eliminar demasiado líquido durante la diálisis es uno de los factores que pueden crear molestias durante el tratamiento.

¿Cambiará la diálisis mi estilo de vida?

El paciente y su familia necesitarán tiempo para adaptarse a la diálisis y al programa de su tratamiento. El personal del centro de diálisis estará a su disposición para asesorarlos y ayudarlos a adaptarse a los cambios del estilo de vida ocasionados por su enfermedad.

Una vez que la persona se haya habituado al tratamiento, se sentirá mucho mejor. De hecho, es posible que tenga más ánimo para desarrollar las actividades que solía disfrutar antes de enfermarse del riñón. Se dispone de medicamentos para tratar la anemia y mantener sanos sus huesos, de modo que se sentirá con más fuerzas y menos cansado.

¿Tendré que cambiar mi dieta cuando empiece a dializarme?

Sí. La dieta será diferente de la que el paciente seguía antes de comenzar los tratamientos de diálisis. El dietista ayudará a programar qué puede comer y beber.

¿Pueden viajar los pacientes que se dializan?

Sí, pues hay centros de diálisis en todas partes en los del país del Grupo Angeles y en muchos otros países. Antes de viajar, se tiene que concertar una cita para recibir los tratamientos de diálisis en otro centro. Es posible que el personal del centro de diálisis donde el paciente se atiende le pueda ayudar para concertar dicha cita.

¿Pueden seguir trabajando los pacientes que se dializan?

Sí. Muchos pacientes que están en diálisis siguen trabajando o regresan al trabajo una vez que se acostumbran a la diálisis. Si el tipo de trabajo que realiza comprende mucha labor física (levantar objetos pesados, excavar, etc.) es posible que tenga que cambiar de actividad laboral.

¿Qué puedo hacer para mejorar la calidad de mi vida?

Hay muchas cosas que el paciente puede hacer para mejorar su salud en general y su respuesta al tratamiento. He aquí algunos consejos útiles que tal vez le ayuden:

  • Cumpla con todas sus citas para dializarse.
  • Sea puntual y permanezca en tratamiento por el plazo que le hayan recetado
  • Evite aumentar excesivamente de peso de un tratamiento a otro. Ello eleva la presión sanguínea y exige la eliminación del exceso de líquido durante la diálisis, lo cual puede causar calambres y otros síntomas
  • Consulte con el equipo de diálisis que le atiende, si experimenta calambres u otros problemas durante el tratamiento. Pregúnteles qué cambios se pueden hacer para que usted tenga menos molestias
  • Siga su dieta especial. Si tiene problemas, consulte con su dietista para que le sugiera recetas que mejoren el sabor de sus comidas
  • Tome todos sus medicamentos exactamente como se los recetaron
  • Consulte con su médico sobre un programa de ejercicio que le convenga. Es posible que el ejercicio regule su fortaleza
  • Aprenda todo lo que pueda acerca de su tratamiento
  • Hable con el equipo de diálisis que le atiende si tiene cualquier tipo de preguntas. Ellos están para ayudarle a que usted ande bien con su tratamiento
  • Vuelva a vivir su vida. La diálisis solo debe ser un medio de mantenerle lo suficientemente bien como para que usted haga las cosas que desea hacer en su vida

Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.
Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO