CIUDAD DE MÉXICO                                  INTERIOR DE LA REPÚBLICA
Principales causas de la parasitosis

Malestar general, inflamación abdominal, cuadros de diarreas alternados con estreñimiento, náuseas, mareos, disminución del apetito, en algunos casos dolor en la boca del estómago y comezón anal, son los principales síntomas de cualquier tipo de parasitosis provocada por lombrices, solitarias, amibas y giarda. La manifestación de estos organismos en el sistema digestivo, se puede presentar en cualquier época del año pero se incrementa en tiempos de lluvia.

Los especialistas señalan que los malos hábitos higiénicos dietéticos como: no lavarse las manos antes de comer y después de ir al baño, así como ingerir alimentos en los puestos callejeros que no cuentan con las más mínimas normas de higiene, son las causas que favorecen a la trasmisión de los parásitos, principalmente por el mecanismo ano-mano-boca.

De no atenderse oportuna y adecuadamente, cualquier parasitosis puede ser grave al complicarse, por ejemplo con un absceso hepático amibiano y llevar incluso a la muerte por falla en el hígado. Otro problema es la cisticercosis causada por la solitaria que se adquiere por el consumo de carne de cerdo contaminada, la cual produce una lesión cerebral.

Las lombrices obstruyen el intestino, lo que en algunos casos lleva al fallecimiento y en los menos graves causa úlceras dolorosas a nivel anal, principalmente porque el parásito carcome la piel de la zona afectada.

Generalmente la mayoría de las parasitosis pasan desapercibidas o se confunden con otras enfermedades como gastritis o un simple malestar estomacal. En los niños de 3 años de edad, es más común la infestación de lombrices, debido a que están en contacto con la tierra.

Otro factor importante de trasmisión frecuente es el hielo que se vende en bolsas o en trozo, cuando no es elaborado con agua purificada y por el mal manejo en su transportación.

Es importante no recurrir a la automedicación con antiparasitarios, porque en los niños puede tener efectos secundarios si no se administran las dosis adecuadas. Los menores de un año pueden requerir hospitalización ya que los medicamentos no prescritos por el especialista producen alteraciones importantes en la función digestiva, cuadros diarréicos muy severos y deshidratación, en tanto que en las personas mayores de 60 años pueden causar trastornos en la flora intestinal e interfieren con la absorción de calcio, incrementando la descalcificación.

Para evitar esta enfermedad es fundamental Lavarse las manos antes de comer y después de ir al baño; cocer bien las carnes, lavar y desinfectar frutas y verduras.



Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO