CIUDAD DE MÉXICO                                  INTERIOR DE LA REPÚBLICA
La importancia del yodo en el cuerpo humano

El yodo es un elemento químico, descubierto en 1811 por un científico llamado Bernard Courtois. Sin embargo, fue Gay-Lussac quien le dio el nombre griego iodés que significa "la violeta", ya que observó que al calentarse desprendía vapores de color violeta.

Funciones Principales

Este elemento es un nutrimento indispensable para el ser humano, ya que permite que la glándula tiroides produzca las hormonas tiroxina y tryodotironina, las cuales son necesarias para la elaboración de diversas funciones relacionadas con la utilización de nutrimentos en el cuerpo, así como esenciales para el crecimiento y el desarrollo del cerebro, entre otros tejidos.

Una vez ingerido el yodo, se absorbe rápidamente por el intestino. Los requerimientos se sitúan aproximadamente en 100-150 mg/día; aunque esto varía con la edad, el embarazo y la lactancia.

A continuación se muestra una tabla con las recomendaciones de ingestión diaria de yodo según la edad y condiciones fisiológicas.

Edad

Ingestión

0-6 meses

40 mg de yodo/día

6-12 meses

50 mg de yodo/día

1-10 años

70-120 mg de yodo/día

11 años en adelante y adultos

120-150 mg de yodo/día

Durante el embarazo

175 mg de yodo/día

Durante la lactancia

200 mg de yodo/día

Fuentes

El yodo es un mineral que se encuentra de manera natural en la superficie de la tierra y es acarreado a los océanos y los ríos a consecuencia de las lluvias, además se encuentra en las capas profundas de la tierra y en los desechos de los pozos petroleros. En general, entre más antiguos y afectados por la erosión sean los suelos, su contenido en yodo será menor.

Por esta razón, el contenido de este elemento en los vegetales es muy variable, ya que depende de la cantidad de yodo que tenga el suelo y el agua con la que fueron cultivados. Existen alimentos naturales que tiene una mayor concentración, ya que absorben el yodo del mar, tales como:

  • Pescados
  • Mariscos
  • Moluscos
  • Crustáceos
  • Algas marinas

Además, la leche y sus derivados cuentan con este elemento, así como las carnes y frutas aunque en menor cantidad.

Trastornos por deficiencia de yodo

La carencia de este elemento en el cuerpo, puede provocar que la glándula tiroides no sea capaz de de producir la cantidad necesaria de hormonas tiroideas. Esto ocasiona "Trastornos por carencia de yodo" (TCY), como:

  • Aborto.
  • Anomalías congénitas.
  • Retraso mental o bajo coeficiente intelectual.
  • Peso bajo en los recién nacidos.
  • Deficiencia tiroidea que se manifiesta como falta de energía.
  • Hipotiroidismo congénito, es el deterioro del sistema nervioso, el cual se provoca por una insuficiencia en las glándulas tiroides.
  • Daños mentales y físicos. La escasez de yodo es una de las principales causas de las alteraciones cerebrales en neonatos y bebés. La parálisis cerebral es una de ellas, así como retrasos en el aparato psicomotor del infante.
  • Daños musculares
  • Defectos del habla y auditivos, este síndrome se conoce como cretinismo.
  • Bocio endémico, es el crecimiento de la glándula tiroides, el cual se caracteriza por un abultamiento en la parte anterior del cuello, debido a un mecanismo de defensa de la glándula para incrementar su captación de yodo y mantener su función.

Los niños son muy vulnerables a la deficiencia del yodo, generalmente se ven afectados por el bocio, el cual se incrementa con la edad y alcanza su máximo desarrollo durante la adolescencia. Esta enfermedad también es una manifestación típica en los adultos que carecen de este elemento, la cual afecta en mayor cantidad a las mujeres que a los hombres.

Tratamiento en caso de deficiencia

A continuación le mostraremos algunos de los métodos más utilizados para balancear el consumo de yodo.

  • Agregar yodo al agua o a la sal de consumo humano.
  • Administrar por vía oral o intramuscular aceites yodados de reabsorción lenta.

El consumo de sal adecuadamente yodatada corrige la deficiencia del yodo, además no implica riesgos médicos a las personas que no carecen de este elemento. Al consumir de este tipo de sal, incrementa la ingestión de yodo en no más de 200 a 400 mg/día, y el consumo de 1000 mg/día, sigue siendo seguro. Sin embargo, es muy importante que consulte a su médico, para saber la cantidad de yodo exacta que debe consumir en caso de que la necesite, así como la mejor manera de administrarlo.

Generalmente, cuando el organismo dispone de una ingesta apropiada de yodo en equilibrio con una reserva adecuada, la eliminación de dicho elemento es constante tanto por vía fecal, como urinaria.

En caso de embarazo

  • Generalmente no se recomienda consumir sal, ya que provoca retención de líquidos, sin embargo, si usted puede consumirla en sus comidas, es necesario que sea sal yodatada.
  • Utilizar aceite yodatado en la condimentación de la comida.
  • Las algas concentran una dosis importante de este elemento; se pueden incluir en las sopas, caldos y ensaladas.
  • Los mariscos y el pescado, tienen una cantidad considerable yodo.

Consulte con su pediatra la utilidad de adicionar yodo a su dieta para evitar los trastornos a consecuencia de este mineral.

Conclusión

La deficiencia del yodo constituye la principal causa de daño cerebral y de retraso mental a nivel mundial, a pesar de que es la más fácil de prevenir. Por esta razón es muy importante tener en cuenta la necesidad de una alimentación balanceada, que proporcione los nutrimentos requeridos para evitar este tipo de padecimientos.


Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO