Hipotensión Arterial

La presión de la sangre cuando sale del corazón y circula por todo el organismo, debe ser lo suficientemente alta para llevar oxígeno y nutrientes a las células y extraer de ellas los productos de desecho, pero la presión demasiado elevada (hipertensión), puede provocar otras complicaciones.

Por otra parte, si la presión es demasiado baja (la cual se conoce como hipotensión), no proporciona suficiente oxígeno y nutrientes a las células, ni puede extraer los desechos. Además puede provocar síntomas como vértigos y desvanecimientos.

La presión sanguínea normal está por encima de 90/60 mm Hg (milímetros de mercurio). Sin embargo, lo que para una persona podría ser una presión arterial baja, para otra puede ser normal. El factor más importante es observar cómo varía la presión en base a su condición normal. Un descenso de 30 mm Hg o más, se considera presión arterial baja para esa persona.

Factores

Características

La cantidad de sangre bombeada desde el corazón

Entre más sangre salga del corazón por minuto, más elevada será la presión arterial.
La cantidad de sangre bombeada puede disminuir si el corazón late más lentamente o sus contracciones son débiles, como sucede después de un ataque al corazón (infarto de miocardio).
Un latido muy rápido, así como muchos otros tipos de arritmias, pueden reducir la eficacia de bombeo del corazón y el volumen de la expulsión.

El volumen de sangre en los vasos sanguíneos

Entre más sangre contenga el sistema circulatorio, más alta será la presión arterial.
Si se pierde sangre por deshidratación o hemorragia, el volumen de sangre disminuye, por lo tanto también disminuye la presión arterial.

La capacidad de sangre en los vasos sanguíneos

Mientras menor sea la capacidad de los vasos sanguíneos, mayor será la presión arterial.
Por lo que la dilatación de los vasos sanguíneos (por ejemplo por calor), provoca la caída de la presión arterial.

Compensación de la presión arterial

Existen algunos sensores, particularmente en el cuello y el tórax, que vigilan la presión arterial. Si alguno de estos detecta un cambio en cualquiera de estos factores, modifican a otros factores para compensar el cambio y así mantener la presión estable, por ejemplo:

  • El corazón: Modifica la frecuencia y fuerza de los latidos, por lo que puede variar la cantidad de sangre bombeada.
  • Los riñones: Regulan la excreción de agua, de esta manera modifica el volumen de sangre en circulación.
  • Los vasos sanguíneos: se contraen o se dilatan para modificar su capacidad.

Sin embargo estos mecanismos tienen sus limitaciones.

Causas

Cualquiera de las siguientes causas, pueden provocar una descenso en la presión arterial:

  • Shock
  • Estrés o trauma
  • Síncope vasovagal (desmayo común)
  • Hipotensión ortostática (cambio repentino de posición del cuerpo, generalmente por estar acostado y levantarse rápidamente).
  • Reacción alérgica drogas
  • Anafilaxia (reacción alérgica que amenaza la vida del paciente)
  • Drogas
  • Toxicidad por alcohol
  • Anestesia
  • Ansiolíticos
  • Agentes hipertensivos
  • Diuréticos
  • Anestésicos en general
  • Antiarrítmicos
  • Antidepresivos
  • Analgésicos
  • Tranquilizantes
  • Vasodilatadores

Otros factores externos pueden causar un cambio en el mecanismo compresor y ocasionar una baja en la presión arterial, como: La presión arterial, está determinada por tres factores:

Cambio del mecanismo compresor

Causas

Rendimiento cardíaco reducido

Arritmias
Lesiones, pérdida o mal funcionamiento del músculo cardiaco
Valvulopatías
Embolia pulmonar

Disminución del volumen de la sangre

Hemorragias
Diarrea
Sudor excesivo
Micción excesiva

Dilatación de los vasos sanguíneos

Shock séptico (insuficiente flujo sanguíneo a través del cuerpo)
Exposición al calor
Fármacos vasodilatadores


Las causas pueden variar según la edad y el sexo de la persona, así como también de acuerdo a las características específicas del síntoma, tales como calidad, duración, factores que agravan o alivian y enfermedades asociadas.
Esta descompensación, también puede ser causada por un mal funcionamiento en los mecanismos que mantienen la presión arterial estable, por ejemplo un trastorno en la capacidad de los nervios para conducir las señales o en los mecanismos de control de compensación.

Síntomas

Los siguientes síntomas que se pueden presentar en una situación de hipotensión arterial, son:

  • Debilidad muscular
  • Mareo
  • Vértigo
  • Confusión mental
  • Desvanecimiento
  • Temblor
  • Sudoración fría
  • Visión borrosa

Diagnóstico

Además de la toma de la presión arterial por medio de un baumanómetro, en algunas ocasiones, es necesario realizar algunos exámenes para diagnosticar las causas exactas de la hipotensión arterial, como:

Es conveniente llevar un registro personal de la presión sanguínea para conocer los niveles de su presión arterial y así controlarla de una mejor manera.

Tratamiento

Es muy importante acudir con su médico si el paciente sufre de:

  • Una caída repentina de la presión (un shock, el cual suele acompañar al trauma o a una lesión)
  • Desmayos inexplicables y recurrentes
  • Pérdida de conciencia

En los casos de emergencia, el médico estabiliza en primer lugar la presión sanguínea, para luego realizar la historia médica y hacer el examen médico. Además es necesario que su médico le realice una evaluación periódica de los signos vitales (temperatura, pulso, ritmo respiratorio, presión sanguínea). El paciente debe llevar a cabo la terapia indicada por el médico. Además es recomendable que guarde reposo y que otra persona lo ayude en todas sus actividades, por lo menos, hasta que mejore su condición.

Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.
Más información

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO