Resultados de Laboratorio

 

 

Angina de pecho


Las arterias coronarias son las encargadas de hacer llegar la sangre al corazón. Cuando éstas se estrechan o se obstruyen, debido a la ateroesclerosis, puede provocar un dolor transitorio en el tórax o una sensación de presión, también conocido como angina de pecho.

El nivel de oxígeno que requiere el corazón depende de la actividad física y el estado de ánimo de la persona, es decir, si realiza algún ejercicio se incrementa la rapidez y la fuerza de cada latido, por lo que el corazón necesita mayor cantidad de oxígeno. Por esta razón, la angina de pecho puede desencadenarse por un esfuerzo físico, estrés emocional, climas extremos (demasiado frío o calor), comidas pesadas, el abuso de alcohol o tabaco.

Causas
Por los general, es resultado de un padecimiento en las arterias coronarias. No obstante, pueden ser otras las posibles causas, como:

  • La estenosis (estrechamiento de la válvula aórtica).
  • Espasmo arterial (estrechamiento súbito y transitorio de la arteria).
  • Anemia severa.
  • Insuficiencia cardiaca.
  • Arritmia.

Factores de Riesgo

  • Fumar.
  • Niveles elevados de colesterol.
  • Hipertensión (presión alta).
  • Diabetes.
  • Antecedentes familiares de enfermedades cardiacas.
  • Sedentarismo.
  • Sobrepeso.
  • El sexo masculino, tiene más probabilidades de desarrollar este tipo de padecimientos.

Síntomas
Los síntomas pueden variar de una persona a otra, pero los más comunes son:

  • Dolor opresivo en el pecho.
  • Dolor que se puede extender a los brazos, hombros, mandíbula, cuello y espalda.
  • Dura aproximadamente unos minutos (de 1 a 15 minutos).
  • Sensación de asfixia.

Clasificación
Los tipos de angina de pecho son:

  • Angina estable: se caracteriza por presentar causas constantes, es decir, el paciente puede incluso predecir en la mayoría de las ocasiones el episodio, ya que conoce con qué grado de esfuerzo se desencadena.
  • Angina variante: se caracteriza por la aparición de dolor en reposo, por ejemplo, no es necesario un esfuerzo físico para desencadenarla, además presenta ciertos cambios en el electrocardiograma (ECG), durante el tiempo que dura el dolor.
  • Angina Inestable: se caracteriza por el cambio de los síntomas, es decir, aumento de dolor, ataques más frecuentes o que se producen cada vez con menor esfuerzo o inclusive en reposo. Esto puede indicar que la obstrucción de una arteria coronaria está aumentando. En estos casos, la posibilidad de sufrir un infarto es elevado, por lo que debe acudir con un especialista lo antes posible.

Diagnóstico
Aunque el médico puede emitir un diagnóstico basándose en los síntomas del paciente, en algunas ocasiones es necesario realizar ciertos estudios para determinar su gravedad, tales como:

  • Prueba de esfuerzo: evalúa la gravedad de la enfermedad en las arterias coronarias y la capacidad de respuesta del corazón.
  • Electrocardiograma: registra la actividad eléctrica, los ritmos anormales y posibles daños en el músculo del corazón.
  • Ecocardiograma de esfuerzo: muestra el tamaño del corazón, los movimientos del músculo cardiaco, el flujo de la sangre a través de las válvulas cardiacas y su funcionamiento.
  • Angiografía: se inyecta un líquido de contraste (sustancia que pinta el recorrido de la sangre) en una arteria, el cual muestra algunas anomalías como estrechamientos u obstrucciones.
  • Prueba de esfuerzo cardio-pulmonar: Monitoriza el curso natural de una enfermedad cardiaca.
  • Estudios de isótopos radioactivos: las imágenes que se obtienen, identifica la zona y la extensión del músculo cardiaco afectado, así como el volumen que llega al corazón.

Tratamiento
Generalmente, el dolor de la angina de pecho se puede aliviar con reposo. Sin embargo, es indispensable que acuda con su médico, para recibir el mejor tratamiento posible, ya que éste se debe adecuar a cada paciente, dependiendo de:

  • La edad.
  • Estado general de salud.
  • Historia médica.
  • La gravedad de la enfermedad.
  • La estabilidad de los síntomas.
  • La tolerancia del paciente a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias.

En caso de que el grado de la enfermedad no sea muy elevado, el médico puede prescribir algunos medicamentos para dilatar los vasos sanguíneos, lo cual incrementa el flujo de sangre al corazón y reduce su carga de trabajo. Además, es muy importante que se controlen los factores de riesgo. Cuando una persona sufre de angina de pecho, tiene más el riesgo de padecer un ataque al corazón, por lo que es muy importante que tome en cuenta el “patrón” de sus síntomas, es decir, que identifique la causa del dolor, cómo es, cuánto dura. Es importante que notifique a su médico de cualquier alteración.

Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO