Rayos X (Radiografías)

Es un método de diagnóstico que utiliza energía electromagnética invisible. A través de los rayos X, se pueden obtener imágenes de los tejidos internos, huesos y órganos en una placa. Los rayos pasan a través de las estructuras del cuerpo hasta unas placas especialmente tratadas (similares a una película de fotografía) y se realiza una foto tipo “negativo” (mientras más sólida sea la estructura, más blanca aparece).

¿Cómo funcionan los rayos X?

Los rayos X atraviesan algunos tejidos del cuerpo como la sangre, la piel, la grasa y el músculo. Estos tejidos, también conocidos como blandos, permiten el paso de la mayoría de los rayos X y aparecen en gris oscuro en la placa.

En cambio un tumor o hueso, los cuales generalmente son más densos, interfieren en el paso de los rayos y en la placa aparecen en color blanco. De esta manera, el médico puede distinguir la presencia de un tumor o de una fractura.

La fisura o fractura permite que los rayos pasen a través de ella y aparecen como una línea negra en el hueso blanco.

Esto es posible, gracias a que en el cuerpo humano se pueden distinguir, a grandes rasgos, tres densidades, que son:

  • Densidad ósea, tejidos con alto contenido de calcio, como los huesos y los tejidos calcificados.
  • Densidad aire, son los tejidos llenos de aire, como los pulmones; o de gases, como los intestinos.
  • Densidad intermedia, son los demás tejidos del organismo.

¿Cuándo se recomienda la utilización de los rayos X?

Generalmente se utiliza para diagnosticar y analizar lesiones:

  • Óseas
  • Pulmonares
  • Cardiacas
  • Digestivas

Preparación

  • Es una prueba sencilla y rápida (puede ser ambulatoria o parte del tratamiento hospitalario).
  • No es necesaria una preparación previa.
  • Normalmente se realiza en ropa interior, con una bata del hospital o de preferencia descubierta el área del cuerpo que va a ser sometida.
  • Es necesario que el paciente se quite los objetos metálicos (joyas, dentaduras), ya que pudieran interferir con el estudio.

Procedimiento

  • Se coloca la parte del cuerpo que va a ser radiografiada entre la máquina de rayos X y la placa.
  • Es importante que las partes del cuerpo que no van a ser radiografiadas, se cubran con un delantal de plomo, para evitar su exposición a los rayos X.
  • El paciente debe permanecer inmóvil, hasta que el médico lo indique.
  • En algunas ocasiones, es necesario tomar varias radiografías, de diferentes puntos, para tener una vista frontal y lateral de la zona afectada.

Contraindicaciones

Los rayos X podrían producir algunas alteraciones si el paciente se expone demasiado a ellas. Afortunadamente en la actualidad, esto es poco frecuente, ya que se toman las medidas necesarias para reducir los riesgos al mínimo.

Por esta razón, no es recomendable que una mujer embarazada se someta a los rayos X, ya que podría ocasionar anomalías congénitas en el producto. Es necesario que informe a su médico o al radiólogo, si tiene alguna sospecha de estar embarazada.

En cuanto a los niños y adolescentes, menores de 18 años, sólo se pueden someter a una radiografía, si su médico lo solicita.

Generalmente, las radiografías se entregan en un periodo de 24 horas, si no son urgentes, o en una hora o menos si lo son. Todas las placas se entregan con interpretación, es decir, un documento oficial donde de manera escrita, se realiza una impresión diagnóstica por un especialista, en base al análisis del estudio de imagen.

Es muy importante que consulte a su médico, antes de someterse a cualquier tipo de examen.

Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.



Más información

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO