Resultados de Laboratorio

 

Vida Sana  

Brucelosis


Es una infección causada por la bacteria brucella. También se le conoce como fiebre ondulante, de Malta, mediterránea o de Gibraltar.

Las personas más propensas a padecerla son quienes viven en zonas rurales, y también los que trabajan en envasadoras de carne, los veterinarios, los granjeros y los ganaderos.

Modo de trasmisión

  • Tomar leche no pasterizada de vaca, cabra y oveja.
  • Comer productos lácteos como la mantequilla y queso que estén contaminados con la bacteria.
  • Tener contacto directo con las secreciones y excreciones de animales infectados.

También pueden resultar infectadas por la bacteria, las personas que tienen contacto con instrumental médico que esté infectado y que haya sido utilizado para realizar abortos y autopsias.

Síntomas

Suelen manifestarse cinco días después de haber contraído la bacteria. Son muy variables, sobre todo al principio de la enfermedad.

Los síntomas son:

En ocasiones los pacientes pueden manifestar un ligero malestar en todo el cuerpo, acompañado de dolor muscular, de cabeza y cuello. Conforme progresa la enfermedad, la fiebre puede aumentar de 40 a 45° C por la noche y al amanecer puede comenzar a bajar gradualmente, hasta llegar a los valores normales, produciendo sudoración intensa.

De no ser detectada a tiempo, la brucelosis puede provocar la afección del sistema nervioso y endocarditis como una de las complicaciones más graves, por lo que es importante acudir con el médico para establecer el diagnóstico. Consulte a su médico.

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en la extracción de una muestra de sangre de la persona infectada que se envía al laboratorio, para su cultivo. El análisis de sangre pueden revelar altas concentraciones de anticuerpos que se forman como una reacción a las bacterias. El médico determinará el tratamiento basándose en el estado de salud y en la edad del paciente; así como la tolerancia a determinados medicamentos.

Por ser una infección bacteriana generalmente se utilizan uno o varios antibióticos, (de preferencia), además de la aplicación de medicamentos especializados para reducir el riesgo de recaídas.
En niños menores de 8 años el tratamiento es diferente debido a que no se les pueden suministrar ciertos antibióticos como las tetraciclinas porque se dañarían las piezas dentales. Por lo tanto, se recurre al uso de medicamentos que contengan otras fórmulas de igual efectividad.

Los pacientes que manifiesten dolores musculares intensos podrán ser tratados con analgésicos que contengan codeína. Siguiendo las indicaciones médicas, una persona con brucelosis no complicada suele recuperarse en un lapso de 2 a 3 semanas.

Complicaciones

Pueden presentarse complicaciones como infecciones del corazón, el cerebro y su revestimiento, inflamación de los nervios, los testículos, la vesícula biliar, el hígado y los huesos. Los casos persistentes suelen derivar en un decaimiento prolongado, pero la brucelosis nunca es mortal.

Prevención

Para evitar la infección por brucella se recomienda no tomar leche o queso sin pasteurizar.
Las personas que trabajan en los anfiteatros y los veterinarios deben procurar usar el quipo adecuado de protección.
A los ganaderos se les recomienda sacrificar a los animales enfermos y vacunar a los que están sanos para evitar la propagación de la infección.



NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO