Resultados de Laboratorio

 

 

Laxantes


Los laxantes son sustancias que al ingerirse, producen aumento de los movimientos intestinales por lo que facilitan la evacuación de la materia fecal.

Estos medicamentos se pueden adquirir con facilidad y sin receta en sus diferentes presentaciones, como suspensiones, granulados, chocolates, supositorios, sustancias químicas y fibras industrializadas.
Los laxantes regularmente son recetados por el médico para el tratamiento y la prevención del estreñimiento.

Tipo de laxantes

Como funcionan

Emolientes (reblandecedores)

Producen una disolución de los residuos grasos con el agua intestinal, de esta forma las heces reblandecidas se desplazan con mayor facilidad hacia el exterior del organismo.

Osmóticos (sulfatos, sales de magnesio)

Atraen grandes cantidades de agua al intestino grueso, estimulando las contracciones. Este tipo de laxantes están compuestos por sales o azúcares que son difíciles de absorber. En ocasiones los laxantes osmóticos que contienen sodio, pueden provocar retención de líquidos en aquellos pacientes con alguna enfermedad renal o con insuficiencia cardíaca, especialmente si son administrados de manera frecuente y en dosis elevadas. Actúan en un plazo mínimo de 3 horas, aunque el tiempo puede variar. Se utilizan también para limpiar el intestino grueso antes de la realización de un estudio de diagnóstico como rayos X y colonoscopia.

Estimulantes

Como su nombre lo indica, estimulan directamente las paredes del intestino grueso, provocando su contracción y el desplazamiento de las heces. Generalmente contienen sustancias irritantes. Este tipo de laxantes suelen causar cólicos o "retortijones" y provoca una evacuación semisólida en un plazo mínimo de 6 a 8 horas. Cuando la presentación de este medicamento viene en forma de supositorio, suele hacer efecto en un periodo de 15 a 60 minutos. El médico suele recetarlo antes de la realización de algunas pruebas de diagnóstico y para prevenir o tratar el estreñimiento.

Suavizantes o lubricantes (aceite mineral)

Ablanda las heces y facilita su eliminación. Puede también disminuir la absorción de algunas vitaminas liposolubles. Es recomendable en pacientes que padecen de hemorroides, problemas intestinales y úlceras.

Agentes incrementadores de masa (salvado, metilcelulosa, policarbófilo de calcio, psilio)

Como su nombre lo indica añaden volumen a las heces. El volumen incrementado estimula las contracciones naturales del intestino y las heces voluminosas son más blandas y más fáciles de expulsar. En principio, estos productos se toman en pequeñas cantidades y luego las dosis se incrementarán de forma gradual hasta que se alcance la regularidad. Es importante que la persona tome líquidos en abundancia. Los especialistas recomiendan su consumo en personas de la tercera edad y quienes llevan una dieta baja en fibra, así como pacientes con hemorroides o problemas del colon.

Debido a que los medios de comunicación manejan imágenes de mujeres esbeltas como símbolo ideal, cada vez hay un número mayor de adolescentes que buscan una manera fácil de disminuir de peso. Los laxantes, al ser productos de venta libre, representan una vía fácil para adelgazar. Sin embargo, esto puede resultar muy peligroso, ya que el abuso de estos medicamentos puede dañar el intestino grueso y la transportación de materia fecal. Además de algunos otros padecimientos como:

Cuando las personas utilizan los laxantes por un periodo prolongado, pueden llegar a desarrollar el síndrome del intestino perezoso, es decir, el intestino se acostumbra a trabajar con ayuda y con el tiempo deja de funcionar.

Es muy importante que consulte a su médico, ya que este tipo de medicamentos, deben consumirse bajo prescripción médica, en las dosis efectivas mínimas con la menor frecuencia posible, además de interrumpirlas inmediatamente después de eliminar el trastorno por el que fue recomendado.



NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO