Resultados de Laboratorio

 

 

Trasplante de Riñón


Cuando una persona sufre alguna disfunción renal severa puede ser necesario recurrir a un trasplante para reemplazar el riñón enfermo por uno sano de otra persona. Para conocer paso a paso este procedimiento, se entrevistó al Dr. Juan José Sánchez Becerril, especialista en nefrología y medicina interna del Hospital Angeles Pedregal.

En la gran mayoría de los casos las enfermedades renales pasan desapercibidas, por lo que su diagnóstico se efectúa en etapas avanzadas y cuando los síntomas son muy acentuados, tales como: poco apetito, náusea, dolores, piel seca, palidez y necesidad de orinar con frecuencia; además, los familiares perciben en el paciente un aroma diferente, debido a las sustancias retenidas por la mala función renal, aún cuando estén orinando regularmente", menciona el especialista.

Actualmente diversas enfermedades, como la diabetes e hipertensión, afectan de manera secundaria la función renal, por lo que cada vez son más frecuentes los procedimientos dialíticos, los cuales ofrecen una mejor calidad de vida a los pacientes con este padecimiento.

Con un estricto control médico, la diálisis peritoneal y la hemodiálisis pueden ofrecer una buena sobrevida a pacientes con enfermedad renal. No obstante, el manejo dialítico temprano puede evitar diversas complicaciones propias de la enfermedad renal, así como mejorar las posibilidades de someterse a un trasplante.

La hemodiálisis es un tratamiento efectivo no solamente por el mecanismo físico en el que se trata al paciente, sino que además lo mantiene en buenas condiciones mientras espera ser trasplantado.

¿Cuál es el panorama actual en nuestro país en materia de trasplantes?

Actualmente las posibilidades de obtener órganos y tejidos han aumentado, sin embargo todavía falta mucho por hacer. Las personas deben tener conciencia de dicha necesidad. Se ha dado una mayor apertura en cuestiones legales y existe una comunicación constante, lo cual ha permitido que los trasplantes de donador cadavérico hayan incrementado.

¿Cuál es un tiempo aproximado de espera de una paciente para obtener un órgano?

Esto varía de un centro hospitalario a otro, especialmente en el sector público, ya que el tiempo de espera depende en función de la organización interna de cada uno. En este punto la participación activa del núcleo familiar es fundamental, ya que puede ser el punto  para localizar un donador compatible. En el caso de una donación de paciente vivo relacionado, es muy importante no solamente que sea compatible en cuanto a grupo y RH, sino que además se realice una prueba cruzada que permita saber si hay anticuerpos previos en el receptor que en un momento dado puedan tener un efecto negativo sobre el injerto.

El estudio de histocompatibilidad permite conocer las posibilidades de rechazo. Este estudio es importante, ya que una buena compatibilidad, con prueba cruzada negativa, grupo y RH compatibles, asegura un buen porcentaje de sobrevida del injerto.

Lo mismo sucede con los pacientes con trasplante de donación cadavérica, es decir, no solamente el grupo y el RH deben ser compatibles, la prueba cruzada también debe serla para un buen pronóstico.

¿Cómo es el procedimiento?

Los riñones son tratados, al igual que los demás órganos y tejidos, con una sustancia especial que permite remover todos los elementos sanguíneos, ya que éstos pueden provocar deterioro del tejido. Se limpian perfectamente y se mantienen a una temperatura especial por medio de una sustancia.

La duración de la intervención es variable, entre 4 y 6 horas, depende de las variantes anatómicas. Cuando se trata de donación vivo relacionado se requieren dos equipos quirúrgicos en forma paralela. Uno se encarga de la procuración del órgano del donante y se integra por el cirujano principal, ayudantes, anestesiólogo y nefrólogo, quien se encarga de limpiar el tejido para eliminar los restos sanguíneos. Mientras que en la otra sala quirúrgica se prepara el lugar donde se va instalar el riñón, que es generalmente en el hueco pélvico.

¿Qué condiciones deben de estar presentes para que el paciente pueda ser dado de alta?

Habitualmente los pacientes trasplantados de riñón en el caso de donador vivo relacionado, el donante permanece hospitalizado un promedio de 3 días; mientras que el receptor entre 6 y 7 días después del acto quirúrgico.

Los pacientes trasplantados de donación cadavérica requieren 5 a 6 días de hospitalización. El paciente será dado de alta cuando la función renal esté lo mejor posible, que se mantenga en cifras normales, tanto de urea como de creatinina. Asimismo no deben existir signos de infección y  las dosis de los medicamentos indicados para el trasplante deben ser las necesarias para evitar complicaciones.

Generalmente los pacientes no son dados de alta en forma definitiva, ya que deben acudir periódicamente a revisión y a la modificación de las dosis de medicamentos, tanto de los relacionados al trasplante como los antihipertensivos para proteger la función renal.

¿Existe alguna contraindicación para ser trasplantado?

Se tiene que cuidar mucho la función cardiaca del paciente, ya que si se encuentra muy deteriorada es muy riesgoso practicar un trasplante. En el caso de pacientes con cáncer es muy discutible su trasplante, ya sea de órganos sólidos o de tejidos de otro tipo, así como los casos con deterioro del estado neurológico.

¿Cuáles son las expectativas de vida para el paciente trasplantado?

Son muy buenas, actualmente tenemos una sobrevida mayor al 90% mayor en 5 años con los nuevos medicamentos que se utilizan.

Para concluir, el Dr. Sánchez Becerril recalca: "En el caso específico del riñón mientras más temprano captemos al paciente, mejores posibilidades tenemos de mantener la función renal residual, o en el caso de que ya no sea posible, proceder a un trasplante temprano con menos problemas".




NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO