Resultados de Laboratorio

 

 

Alergias y el Médico Alergólogo


Una alergia se presenta como un síntoma o conjunto de éstos, provocados por una reacción exagerada del sistema inmunológico a una sustancia que normalmente no nos hace ningún daño, pero que el organismo erróneamente la reconoce como peligrosa. Esto puede ocasionar comezón, ronchas, obstrucción y secreción nasal, ojos llorosos, mareo, dolor de cabeza, dificultad respiratoria, sibilancias, tos, flemas, ronquera y molestias gastrointestinales entre otros síntomas. Cuando la alergia es más grave se puede presentar baja de presión arterial, asfixia e incluso la muerte.

Para recibir un buen diagnóstico y el mejor tratamiento posible, es importante acudir con el especialista adecuado, menciona el Dr. Rubén Shturman, alergólogo del Hospital Angeles Lomas.

¿Qué médico es el especialista en alergia?

El médico alergólogo es quien realiza la especialidad avalada por el Consejo Nacional de Inmunología Clínica y Alergia, recibe la Cédula de Especialista de la Secretaría de Educación Pública, para poder diagnosticar y tratar las enfermedades alérgicas, también llamadas padecimientos inmunológicos.

¿Qué padecimientos diagnostica y trata el alergólogo?

El alergólogo diagnostica y trata los múltiples síntomas y padecimientos alérgicos que se presentan en el cuerpo humano, ya sea en fase aguda o como enfermedades crónicas, en niños o en adultos, que afectan con mayor frecuencia a la piel, al aparato respiratorio, tanto en vías respiratorias superiores como en vías respiratorias inferiores, a la conjuntiva ocular y de párpados, así como al tracto gastrointestinal y en menor frecuencia a otras partes del cuerpo.

Las alergias son trastornos del sistema inmune que pueden producir síntomas que varían en severidad desde molestias menores hasta situaciones que ponen en riesgo la vida. Entre los síntomas y enfermedades más importantes y frecuentes, el alergólogo, es el médico especializado en tratar:

  • Rinitis alérgica
  • Gripas frecuentes
  • Catarro crónico
  • Sangrado nasal o epistaxis
  • Estornudos
  • Comezón de vías respiratorias
  • Rinosinusitis
  • Sinusitis
  • Ronquido
  • Dolores de Cabeza
  • Cansancio frecuente y fatiga crónica
  • Pólipos nasosinusales
  • Otitis alérgica o de repetición
  • Conjuntivitis alérgica
  • Tos crónica
  • Laringotraqueitis de repetición
  • Edema agudo de laringe
  • Asma bronquial
  • Broncoespasmos y asfixia
  • Dificultad respiratoria y tos con ejercicio
  • Tos y dificultad respiratoria nocturnas
  • Flema y moco abundante
  • Bronquitis de repetición
  • Bronquiolitis o bronquioalveolitis
  • Náusea, vómito y cólico
  • Dolor abdominal y diarrea
  • Dermatitis atópica o Neurodermatitis
  • Eczemas
  • Dermatitis de contacto
  • Ronchas y urticaria
  • Angioedema o edema angioneurótico
  • Alergia medicamentos
  • Alergia a metales
  • Alergia a cosméticos
  • Alergia alimentaria
  • Alergia a insectos
  • Alergia al sol
  • Alergia a látex
  • Infecciones de repetición
  • Deficiencias inmunológicas
  • Choque anafiláctico y otros.

¿En qué momento se debe acudir con el alergólogo?

Al presentarse cualquier síntoma o sospecha de algún padecimiento alérgico, el paciente será mejor diagnosticado y tratado oportunamente por el Alergólogo. La lista de síntomas y padecimientos que se mencionan anteriormente ayuda a identificar la posibilidad de que se trate de un padecimiento alérgico, que pueden ser frecuentes o crónicos y que en ocasiones ponen en riesgo la vida del paciente.

¿Qué tipo de estudios aplica para diagnosticar una alergia?

Para el diagnóstico de síntomas y enfermedades alérgicas los elementos más importantes son:

  • Historia clínica
  • Exploración del paciente.

Es necesario tomar en cuenta los antecedentes, signos y síntomas para determinar cuáles estudios son necesarios. El Alergólogo puede realizar las pruebas de alergia en la piel, para determinar la causa del padecimiento.

Estas pruebas consisten en reproducir sobre la piel una reacción alérgica mediante el contacto con alergenos, es decir las sustancias que producen las alergias, seleccionados de acuerdo con la Historia Clínica.

Se realizan también diversos análisis de laboratorio, pruebas de función respiratoria, radiografías y tomografías para diagnosticar la alergia y las posibles consecuencias de padecerla.

¿Cuántos tipos de alergias existen?

Los síntomas y enfermedades alérgicas son múltiples, afectan varias partes del cuerpo, pueden presentarse como molestias ocasionales, o enfermedades que afectan a niños y adultos en forma recurrente y crónica e inclusive en algunas ocasiones pueden poner en riesgo la vida.

¿Cuáles son los tratamientos que se aplican?

El mejor tratamiento de las alergias es el preventivo; deben identificarse las sustancias a las que es sensible el paciente, para evitar la ingestión y el contacto con ellas. Cuando el diagnóstico es específico y los alergenos causantes no se pueden evitar, el especialista indicará la necesidad de llevar a cabo el tratamiento de inmunoterapia, es decir, inyecciones de alergenos que producen las alergias, para inducir la producción de anticuerpos y prevenir las recaídas.

Dependiendo de las partes del cuerpo afectadas, se pueden administrar diferentes medicamentos para mejorar y prevenir los síntomas, así como las consecuencias de las enfermedades alérgicas.

Principalmente se utilizan antihistamínicos, es decir, antialérgicos, antiinflamatorios, analgésicos, descongestionantes, broncodilatadores, vasoconstrictores, expectorantes y medicamentos preventivos de alergia, entre otros. Todos estos medicamentos existen en múltiples vías de administración y se usan a corto o largo plazo, dependiendo de cada caso en particular.

¿Las alergias se pueden prevenir?

Cuando el paciente fue valorado por el Alergólogo y detectó las causas del padecimiento alérgico, es conveniente llevar a cabo medidas preventivas, para evitar las recaídas y se utiliza también la Inmunoterapia, así como los medicamentos necesarios para prevenir las alergias que no se pueden evitar.

Recomendaciones

La recomendación más importante es identificar si se trata de un síntoma o de un padecimiento alérgico y que se acuda al médico alergólogo para diagnóstico, recomendaciones y tratamiento lo antes posible.



NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO