Sexualidad
La píldora anticonceptiva

Es el método anticonceptivo más utilizado, es reversible y eficaz, sin riesgos para la mayoría de las mujeres, sin embargo, no es conveniente tomarlas sin la supervisión del médico ginecólogo.

¿Cómo funciona?

La píldora está compuesta por hormonas sintéticas muy parecidas a las hormonas naturales del cuerpo de la mujer: estrógeno y progestágeno que actúan para prevenir la ovulación y producir otros cambios; por ejemplo, aumentan la consistencia del moco cervical, lo que dificulta el paso de los espermatozoides.

¿Cómo debe tomarse?

Hay dos tipos de presentaciones para la píldora. Algunos paquetes contienen 28 píldoras: 21 "píldoras activas" que contienen hormonas, seguidas por 7 píldoras de diferente color que no contienen hormonas y que sirven como "recordatorio". El otro tipo de presentación consiste en ciclos que contienen sólo 21 píldoras activas y la mujer debe recordar iniciar un nuevo paquete 7 días después de haber terminado el anterior.

¿Qué tan efectiva es?

Cuando se utilizan de forma apropiada y consistente su efectividad es casi del 100%, es decir, 1 embarazo por cada 1000 mujeres en el primer año de uso. La efectividad usual es de un 92 a un 95%, es decir, de 6 a 8 embarazos por cada 100 mujeres. Esto se debe principalmente a que muchas mujeres al no tomar la píldora correctamente aumentan el riesgo de quedar embarazadas. Los errores más comunes son que comienzan tarde un paquete nuevo y que las píldoras se les acaben.

¿Qué efectos secundarios produce?

A corto plazo los más comunes son:

  • Náuseas (común durante los primeros tres meses)
  • Dolor de cabeza
  • Sensibilidad anormal e inflamación en los senos
  • Leve aumento de peso
  • Sangrado o goteo entre periodos menstruales (muy común durante los primeros tres meses)
  • Cambios de estado de ánimo

Aunque ninguno de estos síntomas es indicativo de una enfermedad, si persisten o aumentan de intensidad, será conveniente consultar a su médico, que en ocasiones cambiará las píldoras que esté tomando por alguna otra presentación con menor dosis de hormonas (existe en el mercado una gran variedad de píldoras con diferentes dosis). A largo plazo tomar píldoras anticonceptivas durante un periodo prolongado puede causar algunas complicaciones. Entre ellas se ha vinculado el uso de anticonceptivos orales con la presencia de problemas en los vasos sanguíneos y de formación de coágulos sanguíneos, especialmente en mujeres que fuman.

Las mujeres que han tenido algún padecimiento circulatorio deberán consultar con su médico para determinar si corren algún riesgo. Otros estudios han demostrado que las píldoras anticonceptivas pueden ayudar a prevenir la enfermedad benigna de mama, la enfermedad pélvica inflamatoria y cáncer en el útero y en los ovarios. Las píldoras anticonceptivas suelen incrementar el tamaño de los senos. Las mujeres que presentan enfermedad benigna de mama (dolor o quistes en los senos) pueden notar una mejoría al tomarlos.

Quiénes no deben tomarla

La píldora anticonceptiva no es recomendable para las mujeres que hayan presentado alguna de las siguientes condiciones:

-Problemas vasculares serios (infarto, trombosis venosa, arterias bloqueadas o alguna enfermedad cardíaca)
-Presión arterial alta
-Algún tipo de padecimiento en el hígado
-Durante el período de lactancia ya que puede afectar la cantidad y la calidad de la leche materna


Más información

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO