Resultados de Laboratorio

 

 

Colesterol alto, aumenta riesgo de padecimientos cardiacos


Altos índices de colesterol en la sangre aumentan las posibilidades de padecer enfermedades del corazón graves o hemorragias cerebrales, sobre todo si hay antecedentes familiares de problemas cardiacos, hipertensión y diabetes. Ante esta situación, los expertos recomiendan tomar una serie de medidas preventivas para reducir este riesgo.

Entre las acciones que se pueden tomar destacan el consumo de una dieta baja en grasas, la realización de una rutina constante de ejercicio que ayude al individuo mantener su peso, dejar de fumar en caso de que se tenga este hábito, mantener una estrecha vigilancia de la presión arterial y reducir el nivel de tensión o estrés.

Un programa regular de ejercicio permite bajar de peso e inclusive, ayudar a disminuir los riesgos cardiacos adicionales que se padezcan. Se pueden realizar rutinas aeróbicas como caminar, correr o nadar, durante un mínimo de media hora, por lo menos cuatro veces a la semana.

Sin embargo, es preciso, antes de realizar cualquier tipo de ejercicio que consulte al médico con el fin de realizar una valoración y, sea un especialista, quien indique cuál es la actividad física más adecuada.

Frecuentemente, el cambio de hábitos alimenticios es la manera más efectiva para bajar o conservar el colesterol a un nivel deseable. De ahí la importancia de reducir la cantidad de grasas que se consumen a una tercera parte de lo habitual, así como saturadas, como la mantequilla, alimentos procesados, huevo y carnes grasosas de todo tipo, especialmente víceras (menudo, hígado y riñones, entre otros).

Se recomienda consumir fibras solubles, las cuales se encuentran en las frutas y verduras, además de la avena, frijoles, así como almidones que disminuyen los niveles de colesterol al diluir la grasa que se ingiere; estos se encuentran en papas, camote, granos, pan y cereales.

Finalmente, en el caso del consumo de alimentos procesados, se aconseja leer la etiqueta para ayudarse a elegir productos con bajo contenido de grasas saturadas. Además, cocinar de forma saludable al eliminar las grasas de la carne y la piel del pollo, utilizar el horno de microondas, asador o parrilla o vapor.



NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO