Lactancia

La lactancia, al igual que en el embarazo, es una de las etapas en la que una mujer debe cuidar su alimentación, con el objeto de que la madre se mantenga saludable y la leche que le ofrezca a su bebé sea de la mejor calidad.

¿Cómo saber si puedo amamantar a mi bebé?

Casi todas las mujeres pueden amamantar a sus bebés. Los problemas mayores son causados por falta de información, por ejemplo, el no conocer que los pezones invertidos pueden corregirse o que el tamaño de los senos no influyen en el amamantamiento. Las madres que por primera vez tienen un bebé y planean amamantar, deben obtener toda la información que puedan, incluyendo las técnicas correctas y una adecuada alimentación. El conocimiento les dará confianza y seguridad, lo que les ayudará a tener una lactancia exitosa.

¿Cada cuándo debo ofrecerle el pecho a mi bebé?

Cada vez que el bebé lo demande. Si el bebé es muy dormilón, se debe ofrecer el pecho cada dos y media o tres horas, y es importante que tome de cada pecho de 10 a 20 minutos, debido a que la leche que sale al final es la que contiene más lípidos (grasa), permitiendo al bebé quedar satisfecho entre toma y toma, así como crecer adecuadamente.

¿Hasta cuándo debo darle de mi leche al bebé?

Se conoce que la leche humana está compuesta de tal forma, que puede satisfacer las necesidades del bebé hasta los 6 meses de edad. La ablactación empieza alrededor del 6° mes y cubre las necesidades nutricionales junto con la lactancia materna.

¿Si mi bebé únicamente toma leche materna, necesita tomar otros líquidos como agua o té?

No, la leche humana brinda también una adecuada hidratación al niño exclusivamente amamantado, por lo que no necesita ingerir nada más, ni agua, ni té. Una pregunta común es qué tanta cantidad de agua extra necesita el pequeño si tiene diarrea, vómito o fiebre, el agua puede ser requerida para prevenir la deshidratación si el pediatra así lo decide, de otra forma, el amamantamiento es suficiente.

¿Qué ventajas representa el que yo amamante a mi bebé?

El amamantamiento reduce el riesgo de infecciones en el niño (por los cuerpos inmunes que contiene la leche humana), también disminuye la aparición de infecciones de oído porque los niños no duermen con el biberón en la boca, hay menos alergias e intolerancias y permite establecer un mejor vínculo madre-hijo.

¿Cuándo no es buena idea amamantar?

Antes que nada, hay que subrayar que la leche materna es el mejor alimento que usted puede ofrecerle a su bebé. Las circunstancias en las que no hay que amamantar son: no puede darse a niños que padecen la enfermedad de fenilcetonuria, debido a que la leche humana contiene mucha fenilalanina; los niños con intolerancia a la lactosa debido a la cantidad que contiene de este nutrimento; las mujeres que tomen medicamentos que pasen a la leche; y las mujeres con alguna enfermedad crónica como tuberculosis o hepatitis o que estén bajo tratamiento para el cáncer.

Si trabajo o no estoy el tiempo suficiente con el bebé, ¿puedo extraerme la leche y dejarla para que alimenten con ella a mi bebé?

Sí, puede extraer la leche en el trabajo o en casa guardándola en biberones o vasitos estériles. En refrigeración la leche dura 24 horas y en congelación hasta 3 meses. Para calentar la leche nunca use microondas, siempre hágalo en "baño María" para no destruir los nutrimentos. Si no le alcanza su leche, puede combinarla con una fórmula de las denominadas de inicio, nunca use leche entera de vaca.

¿Puedo someterme a una dieta de reducción de peso si estoy amamantando a mi bebé?

La producción de leche es de aproximadamente 800 kcal al día, 500 más de las que se consumen antes del embarazo, por lo que no es momento adecuado para restringir la alimentación, sino para mejorar la calidad de la dieta. El amamantamiento favorece la pérdida gradual de grasa acumulada durante el embarazo, sobre todo si se continúa hasta los seis meses.

¿Hay alimentos que debo evitar si amamanto a mi bebé?

La mayoría de las sustancias que la madre ingiere son secretadas de la leche. Por esta razón, debería limitar o evitar la ingestión de alcohol y de cafeína y checar todos los medicamentos que ingiera con el pediatra de su bebé. Algunas madres creen que ciertos alimentos como ajo, chile o chocolate le añaden sabor a la leche y molestan al niño, es falso.

¿Qué debo comer si amamanto a mi bebé?

La dieta es casi igual a la de una mujer embarazada, aunque se necesita de más para producir la leche. No hay que olvidar que cada persona es diferente, por lo que la recomendación es que consulte a un experto en nutrición para que usted tenga el régimen adecuado que debe seguir. A continuación se presenta una guía con reglas generales, que le ayudarán a saber si su dieta es completa y equilibrada.

La dieta puede incluir:

2-3 raciones de lácteos, que le proporcionan proteínas, calcio y riboflavina. Una ración es igual a medio vaso de leche o yogurt o 30 g de queso fresco.

3-4 raciones de carnes, huevos o frijoles, que le dan proteínas, hierro, zinc, tiamina y vitamina B6. Una ración de carne de res, pollo o pescado equivale a 50 g (es decir, tres raciones son un bistec mediano de 150 g), o a un huevo o a media taza de frijoles o habas o lentejas.

3-5 raciones de verduras, que proporcionan vitaminas y minerales, entre otros: vitamina A, vitamina C, folato y fibra. La ración debe ser equivalente a media taza.

3-5 raciones de fruta, que brindan también vitaminas y minerales como vitamina C, ácido fólico y fibra. La ración en promedio equivale a una pieza o rebanada si se trata de una fruta de más tamaño, o si la fruta en trozos equivale a una taza.

6-11 raciones de cereales, que contienen vitaminas del complejo B, hierro, y en ocasiones fibra (si son de granos integrales). Una ración equivale a una rebanada de pan de caja o a medio plato de arroz o pasta o a 1/3 de bolillo o a una tortilla mediana.

Además, se debe poner atención a la cantidad de líquidos que se ingieran, porque es muy importante para la cantidad de leche que se va a producir. Es relevante que sepa que la calidad de la dieta de la madre se vea reflejada en la cantidad y calidad de la leche que produce.

¿Puedo ingerir un complemento nutricional para asegurar que mi leche tenga la mejor cantidad?

Por supuesto. Esto es muy recomendable, en general para todas las mujeres y más aún cuando hay falta de apetito, mujeres que trabajan y/ o no tienen tiempo de preparar sus alimentos, mujeres con bajo peso, vegetarianas, que dieron a luz a gemelos o más niños y madres adolescentes, y de esta manera evitan los agotamientos de las reservas de nutrimientos de la madre (como el calcio) y aseguran la calidad de su leche.

"El mejor alimento que usted puede ofrecerle a su bebé es la leche materna"


Más información

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO