Depresión, ¿cómo reconocerla?

Seguramente en más de una ocasión nos hemos sentido desanimados, tristes y sin energía. Eso es normal, pero cuando estos estados de ánimo persisten, se intensifican o comienzan a interferir con nuestro trabajo, escuela o responsabilidades familiares, puede tratarse de una depresión.

La depresión puede afectar a cualquier persona, a cualquier edad. Una vez identificada puede ser tratada con éxito. Por desgracia no siempre se diagnostica correctamente debido a que muchos de sus síntomas pueden confundirse con otros trastornos, por ejemplo con problemas de insomnio o de apetito.

Reconocerla es el primer paso para su tratamiento. La depresión es considerada por los médicos como el trastorno psiquiátrico más frecuente que presenta el ser humano, y que hoy día tiene una incidencia mayor que en las generaciones anteriores. Prácticamente afecta a todas las personas, ya sea por una experiencia personal o de algún familiar cercano.

Causas

Casi todas las depresiones son reactivas, es decir, se deben a la respuesta a algún situación desafortunada. Pero en realidad las causas pueden ser muy diversas, incluyendo:

  • Cambios hormonales
  • Uso de anticonceptivos orales
  • Después de dar a luz (depresión posparto)
  • Estrés crónico
  • Pérdida de un ser querido o de algo muy apreciado por la persona
  • Enfermedades incurables
  • Medicamentos utilizados para la hipertensión arterial
  • Consumo de alcohol y drogas
  • En algunos casos la depresión puede ser hereditaria
  • Demencia o algún otro trastorno mental
  • Algún desequilibrio químico en el cerebro
  • La depresión puede afectar a las personas en cualquier momento de la vida, puede presentarse desde la niñez hasta la edad madura. Durante la adolescencia, etapa en la que se registran cambios frecuentes de estado de ánimo, es común.

    Síntomas

    Generalmente las personas que padecen depresión desarrollan los siguientes síntomas de forma gradual, a lo largo de días o semanas:

  • Tristeza constante
  • Falta de interés en actividades que antes disfrutaba
  • Irritabilidad
  • Pesimismo
  • Fatiga
  • Cansancio
  • Insomnio o sueño excesivo
  • Pérdida o aumento del apetito
  • Dificultad para concentrarse
  • Sentimientos de culpa
  • Poca comunicación
  • Inquietud
  • Incapacidad de tomar decisiones
  • Pérdida de la memoria
  • Disminución del autoestima
  • Ansiedad o desesperación
  • Dolores de cabeza, espalda y estómago
  • Frecuentes pensamientos suicidas.
  • Si el paciente presenta por lo menos cinco de los síntomas anteriores durante un tiempo prolongado, es importante acudir con el médico para que evalúe su estado físico y mental, y pueda proporcionarle un diagnóstico y tratamiento preciso.

    Tratamiento

    El tratamiento para las personas depresivas regularmente se lleva a cabo mediante un método farmacológico (antidepresivos), complementado por una terapia psicológica y de apoyo social que ayudarán a lidiar los efectos de la depresión en su vida.

    La mayoría de los medicamentos antidepresivos son efectivos, aunque algunos pueden llegar a presentar mejores resultados en unos pacientes que en otros, por lo que es importante no automedicarse y seguir correctamente las indicaciones del médico.

    Cómo ayudarse a sí mismo ante una depresión

  • Hay que fijarse metas realistas.
  • Reanude sus actividades normales lenta y gradualmente.
  • Tome medicamentos siguiendo las indicaciones del médico.
  • Asista con un terapeuta.
  • Duerma adecuadamente con un horario fijo.
  • Lleve una dieta balanceada.
  • Haga ejercicio cotidianamente.
  • Evite el consumo de drogas.
  • Asista a cursos para aumentar la autoestima.
  • Trate de sobrellevar los contratiempos.
  • Haga nuevas amistades y comuníquese con las personas.
  • Emplee técnicas de relajación.
  • Rechace los pensamientos negativos.
  • Recomendaciones para ayudar a una persona deprimida

  • Trate de escuchar a la persona y empatice con sus sentimientos.
  • Escúchela y atiéndala, hay ocasiones en que las personas que la rodean tienden a devaluar los sentimientos respecto al problema.
  • Trate de no dar una opinión o juicio sobre la persona depresiva.
  • En Hospitales Angeles
    queremos un México lleno de vida


    Más información

    NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO