Jovenes
Enfermedades de transmisión sexual

Una enfermedad de transmisión sexual (ETS) o enfermedad venérea es la que se transmite casi siempre (aunque no en todos los casos) de persona a persona a través del contacto sexual.

Al oír hablar de una enfermedad de transmisión sexual casi siempre pensamos en el SIDA, constantemente escuchamos y leemos en los medios masivos de comunicación información sobre el tema, pero eso no significa que no existan otras enfermedades sexualmente transmisibles. Sí las hay, y si bien no son mortales como el VIH/SIDA, algunas son incurables.

Las enfermedades de transmisión sexual figuran entre las infecciones más frecuentes en el mundo. Un reporte reciente de la Federación Internacional de Planificación Familiar (IPPF por sus siglas en inglés) indica que hoy en día los jóvenes inician su vida sexual en promedio a los 18 años por lo que no es de extrañarse que anualmente se registran más de 100 millones de nuevos casos de enfermedades de transmisión sexual entre la población juvenil.
Esto se debe a varios factores, entre ellos la falta de información sobre salud sexual que existe entre la juventud. Biológicamente las mujeres jóvenes tienden a ser más susceptibles a contraer infecciones. El calor y la humedad que existen en la vagina favorecen el crecimiento de microorganismos y si durante la relación sexual ocurren desgarramientos en el tejido que recubre a la vagina, dichos microorganismos tendrán fácil acceso al torrente sanguíneo.

Algunos datos importantes sobre las ETS son:

  • Cualquier persona puede contraer una enfermedad de transmisión sexual (ETS), pero las mujeres son más propensas.
  • No siempre se perciben de inmediato los síntomas de una enfermedad de transmisión sexual, por lo que la infección puede llegar a propagarse y complicarse.
  • Las dos terceras partes de las enfermedades de transmisión sexual se registran entre personas menores de 25 años.
  • Los índices de ETS van en aumento, esto se debe a que hoy en día las personas comienzan a ser sexualmente activas en edades más tempranas.
  • En las mujeres, una ETS puede extenderse hacia el útero y las trompas de Falopio provocando una enfermedad pélvica inflamatoria lo cual puede dejar una cicatriz en los órganos reproductores llegando a provocar infertilidad o riesgo de un embarazo ectópico, una condición muy peligrosa en la cual el huevo fertilizado se implanta fuera del útero.
  • Las personas que tienen varias parejas sexuales tienen más posibilidades de contraer una ETS.
  • Ciertos agentes de enfermedades de transmisión sexual pueden ser contagiados a través de los alimentos y el agua, o bien de las transfusiones de sangre, instrumental médico contaminado o las agujas utilizadas por los adictos a las drogas.

Las enfermedades de transmisión sexual más comunes son:

Gonorrea
Clamidia
Tricomoniasis
Vaginitis bacteriana
Candidiasis
Sífilis
Chancroide
Papiloma virus genital
Herpes genital
Hepatitis B
VIH/SIDA

Otras enfermedades que ocasionalmente pueden ser transmitidas por vía sexual son:

Hepatitis A
Salmonelosis
Amibiasis
Shigelosis
Giardiasis

Prevención

Actualmente los tratamientos curan casi todas las enfermedades de transmisión sexual y evita que se propaguen, sin embargo, siempre es mejor la prevención que la cura. Por desgracia, a pesar de los avances de la ciencia, la desinformación sigue siendo el principal enemigo para poder prevenirlas adecuadamente.
Para evitar la propagación de las ETS sólo hay tres opciones:

  • Abstención o abstinencia sexual
  • Fidelidad o al menos tener el menor número posible de parejas sexuales durante la vida.
  • Uso del preservativo

Tratamiento

Generalmente se utilizan antibióticos para combatir las enfermedades de transmisión sexual, aunque solamente el médico, podrá determinar el tratamiento adecuado para cada caso en particular después de haber solicitado algunas pruebas.
Si usted cree que pueda estar infectado de una ETS, evite tener relaciones sexuales y consulte al médico de inmediato.
Más información

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO