La importancia del Potasio

El potasio desempeña un papel fundamental en nuestro cuerpo. Es uno de los principales minerales de nuestra sangre junto al sodio y el cloro, y ayuda a que las transmisiones nerviosas y los músculos funcionen correctamente.

Asimismo, es esencial para la transmisión de todos los impulsos nerviosos y ayuda a mantener un ritmo cardíaco adecuado y la presión arterial normal; además, es necesario para la formación de los músculos y el crecimiento normal del cuerpo, así como para regular la transferencia de nutrientes a través de las membranas de las células.

¿Dónde encontrarlo?

La mayoría de los alimentos que consumimos contienen potasio en mayor o menor cantidad, entre ellos, los vegetales de hoja verde y las frutas son los que más potasio aportan. Abundan mucho en las legumbres, los frutos secos, la carne, los cereales, el café y el cacao. Cuando los alimentos son cocinados se reduce su aporte de potasio, por ello las frutas y verduras frescas, son la mejor opción.

Para cubrir la dosis requerida diaria de potasio se necesita:

  • De 2 a 3 unidades diarias de fruta
  • De 3 a 4 unidades diarias de vegetales crudos o cocidos
  • 2 vasos de leche
  • 1 porción de carne de 250 g.

Si hace falta?

Diarrea, vómitos, el abuso de laxantes o diuréticos puede producir pérdida de potasio en el cuerpo. Su carencia puede provocar debilidad muscular, temblores o calambres en los músculos. El potasio también se elimina por el sudor, por ello los deportistas necesitan aportes extras tras realizar un esfuerzo. El zumo de naranja o un plátano después de hacer ejercicio son el mejor reconstituyente.

El plátano, lo más recomendable

Hay muchas personas que suelen evitar esta fruta en su dieta pensando que es una de las que más engorda, pero en realidad es uno de los alimentos con mayor valor nutritivo. Los médicos chinos del siglo XII lo recetaban como remedio por su alto contenido de potasio, lo que beneficiaba el corazón y al sistema muscular en general.

El potasio ayuda a prevenir calambres y, combinado con la energía de asimilación rápida que ofrece el plátano, convierte a esta fruta en el alimento ideal para reponerse de actividades deportivas y esfuerzos físicos importantes.

Un beneficio más?

Un estudio realizado por la Universidad de Harvard concluyó que cuando el nivel de potasio sube, el peligro de padecer apoplejías desciende. Tras analizar minuciosamente la dieta de un grupo de población de personas de mediana edad en adelante, el resultado fue que los que comían alrededor de nueve porciones diarias de frutas y verduras tenían un 30% menos probabilidades de sufrir una embolia, apoplejía o derrame cerebral que los que consumían únicamente cuatro porciones diarias.

Aquellos que consumen menos de 4 gramos de potasio al día (solamente un plátano ya los contiene) tienen un riesgo 1.5 veces mayor de sufrir una crisis coronaria que aquellas personas que consumen mayor cantidad.

Para controlar el nivel de potasio

Los riñones son el órgano que regula y elimina el exceso de potasio, ya que en su mayor parte lo expulsamos por la orina. Las personas con enfermedades renales son las que más deben vigilar los niveles de potasio en su organismo porque si sus riñones no pueden eliminarlo, se acumula y puede producir perturbaciones del ritmo cardíaco.

Una dieta libre de potasio puede ayudar en estos casos. Si se ponen los alimentos en remojo durante unas horas antes de ser consumidos se reduce notablemente su aporte potásico; no obstante, si una persona padece algún tipo de enfermedad renal, debe evitar los alimentos ricos en potasio como:

  • Lácteos como la leche condensada.
  • Cereales, salvado, galletas de chocolate.
  • Vegetales como lentejas, champiñones, espinacas.
  • Fruta como plátano, kiwis, peras, aguacate, piña, mango y frutos secos.
  • Bebidas como el café, cerveza, cacao y chocolate.
  • Mayonesa, catsup, caldos concentrados, caramelos, y licores en general.

Más información

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO