Resultados de Laboratorio

 

 

La tiroides y sus alteraciones


Muchas veces las enfermedades de tiroides no se detectan fácilmente porque sus síntomas pasan desapercibidos. Sin embargo, afectan a nuestro sistema hormonal, y por ello a todo el organismo. En los últimos años, las afecciones tiroideas son muy frecuentes, posiblemente por un exceso de yodo en nuestra dieta.

La tiroides es una glándula de forma de mariposa que se encuentra en la parte delantera de la tráquea en el cuello. Pero, ¿qué hace esta glándula? Su tarea es producir hormonas que ayudan a controlar el funcionamiento de muchos órganos del cuerpo, y su principal característica es que contiene yodo (mineral necesario para dicha producción), el cual lo podemos encontrar en los alimentos y el agua; pero su exceso en nuestro organismo puede acarrear consecuencias negativas y llegar a ser una de las causas de la enfermedad tiroidea.

Interviene en casi todo

La tiroides participa de algún modo en todas las funciones orgánicas, de ahí la importancia de tratar sus afecciones:

  • Es imprescindible en el desarrollo del sistema nervioso central y periférico
  • Regula la temperatura corporal
  • Influye decisivamente en el crecimiento
  • Regula la asimilación de las proteínas, hidratos de carbono, grasas y vitaminas
  • Interviene en el funcionamiento del sistema muscular
  • Participa en el desarrollo de los dientes

Síntomas habituales

"He engordado considerablemente durante el último año, al dormir tengo escalofríos y me siento terriblemente cansada, ¿qué me pasa?". Este podría ser el testimonio de una mujer con problemas de tiroides. Cada una de las afecciones o patologías tiroideas presentan unos síntomas determinados en el paciente, pero en muchos casos, dicen los expertos, si éstos no son agudos la gente se ???aguanta??? y no busca tratamiento.

Los síntomas habituales de los problemas de tiroides, en términos muy generales, son:

  • La posible aparición de un pequeño bulto en la parte delantera del cuello
  • Inquietud y nerviosismo
  • Pérdida o aumento de peso
  • Escalofríos y palpitaciones frecuentes
  • Molestias en los ojos, piel reseca y caída del cabello
  • En los niños, un crecimiento anormal

Las alteraciones más frecuentes

Se trata de una patología muy variada. Las principales afecciones de la glándula tiroidea son el hipertiroidismo (glándula que funciona más de lo necesario), el hipotiroidismo (la glándula tiroides funciona menos de lo necesario) y el cáncer de tiroides. Cada una con diferentes síntomas y tratamiento, el cual depende de la fase en la que se encuentre la enfermedad.

En términos generales, la primera (hipertiroidismo) suele manifestarse con pérdida de peso, mientras que en la segunda (hipotiroidismo) se ganan kilos sin explicación aparente. El malestar general suele ser común en ambas, ya que este tipo de afecciones alteran directamente al equilibrio hormonal del cuerpo, tanto física como psicológicamente.

Otra alteración frecuente es el cáncer de tiroides, que de entrada la palabra cáncer suele ser muy agresiva. Sin embargo, el cáncer papilar (el más frecuente de los cánceres de tiroides) es relativamente poco progresivo y tiene un tratamiento que funciona muy bien y que normalmente no acarrea muchas complicaciones, dicen los expertos. Lo cierto es que existen otros tipos de cánceres mucho más agresivos y, por consiguiente, su tratamiento es más complicado.

Y por último, el llamado bocio, es el aumento del tamaño de la glándula tiroides. El bocio puede ser difuso (cuando afecta a toda la glándula en general) o nodular, en el que aparecen uno o varios nódulos inflamados. Como todas las afecciones tiroideas, también afecta más a las mujeres, en este caso especialmente en edades avanzadas.

Tratamientos

Dependerá de la patología. Las posibilidades de tratamiento son tres: medicamentos que disminuyen la producción de hormonas tiroideas; con yodo radiactivo y procedimiento quirúrgico.

???La cirugía puede ser necesario si el paciente no tolera los medicamentos o no quiere someterse a radiación. El caso debe ser valorado por un especialista, ya que las características de cada persona son específicas???, comenta el Dr. José Alfonso Marín, Cirujano de Cuello, del Hospital Angeles Metropolitano.

Agrega: "También se puede requerir cuando el paciente sufre de bocio, el cual se puede controlar en sus inicios con medicamentos, sin embargo, cuando esto no es posible el médico puede recomendar una cirugía de tiroides para extraer los nódulos".

Yodo, mineral imprescindible

La cantidad de yodo que se aporte al organismo es clave para que la glándula tiroidea funcione correctamente. La clave de una buena alimentación es que sea equilibrada, lo ideal es que la ingesta de yodo sea proporcionada, ya que su exceso puede producir problemas de hipertiroidismo y su defecto, hipotiroidismo. Las necesidades diarias disminuyen con la edad y aumentan en las fases de crecimiento y embarazo.

Pero, ¿cuál es la cantidad de yodo necesaria?, en  niños de 90-120 microgramos; en adultos de 150-200 microgramos; y en embarazadas o mamás en periodo de lactancia es de 200-300 microgramos. El yodo se encuentra en el pescado, mariscos y vegetales. Para garantizar las dosis adecuadas de este mineral, es recomendable emplear sal yodada en la cocina, en lugar de sal común.



NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO