Resultados de Laboratorio

 

 

Embarazo, un periodo de cambios


El embarazo es la antesala de una etapa de grandes cambios tanto a nivel físico como psicológico y vital. Tener un hijo es una de las experiencias más intensas y satisfactorias por las que puede pasar una mujer y una pareja, pero también implica un periodo de dudas, incertidumbres y posibles miedos.

Por suerte, la naturaleza es sabia, y concede nueve meses para que tanto la madre, el padre como el futuro bebé se adapten a la nueva vida que se aproxima. Son muchas las novedades que deben interiorizarse y asimilarse durante y después del embarazo. Cambios en el cuerpo, en el aspecto físico, en la forma de pensar, en el estado emocional, en el estilo de vida, en la relación de pareja e incluso en el trabajo, en casa o con los amigos.

Entre las dudas más frecuentes destaca la de si se está o no capacitado para ser una buena madre o padre, si todo irá bien y si el parto será doloroso, pero también pueden surgir interrogantes de tipo práctico como qué puede y qué no puede comer la embarazada, si realmente son útiles las clases de preparto o si es prudente viajar durante el embarazo. Un cúmulo de preguntas a las que la madre primeriza intentar hallar respuestas que puedan tranquilizarla y, sobre todo, capacitarla para la inmensa tarea que supone traer una nueva vida al mundo.

Emociones nuevas
Aunque el embarazo sea una situación transitoria, produce unos síntomas muy característicos en la madre durante los nueve meses de gestación. La mujer embarazada se suele sentir mucho más frágil emocionalmente, los cambios de humor están a la orden del día y tiene una dependencia mayor de sus seres queridos.

Sin embargo, ella no es la única que requiere unas atenciones especiales. A veces nos olvidamos de que el padre también siente las mismas preocupaciones y necesita sentirse útil en ese momento tan importante de su vida. Por ello es importante que se involucre en todas las fases del embarazo, que acompañe a su mujer a las consultas ginecológicas y que, en la medida de lo posible, se sienta protagonista de la que puede ser una de las etapas más hermosas de su vida.

Miedo a los desconocido
Ése es el problema principal al que se enfrentan las mujeres que esperan su primer hijo. Saben que muy pronto van afrontar situaciones, experiencias y sensaciones hasta ahora desconocidas, lo que puede crear un comprensible sentimiento de miedo o ansiedad.

Para superarlo, lo mejor es intentar recopilar el máximo de información sobre el embarazo, parto y posparto, además de acudir periódicamente a consulta médica. El miedo más frecuente es el miedo al parto, una inquietud que se puede superar hablando, como ocurre con casi todos los miedos relacionados con el embarazo. Es importante estar informada y consultar cualquier duda al especialista para tener un embarazo positivo.



NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO