Pectus up: nueva técnica para corregir el pecho hundido

En México, uno de cada 500 niños nace con la malformación genética llamada pectus excavatum o pecho hundido, que hace que varias costillas y el esternón crezcan de manera anormal. Esta condición a menudo se desarrolla durante la pubertad y es más frecuente en hombres que en mujeres.

“Durante el desarrollo, por lo general, las costillas y el esternón se proyectan hacia adelante. Pero en los casos de pectus excavatum el esternón se hunde hacia el interior del pecho, lo que le da un aspecto ahuecado o cóncavo”, comenta el Dr. Daniel Alejandro Munguía Canales, especialista en cirugía del tórax del Hospital Angeles Roma.

Y agrega: “El hundimiento del pecho es el único signo de esta afección. No hay manera de prever si un niño lo va a desarrollar. Por lo anterior, su diagnóstico se basa principalmente en la exploración física y en los antecedentes médicos del niño, por tratarse de una afección congénita”.

En la mayoría de los casos, esta malformación no va más allá de causar problemas estéticos que pueden generar baja autoestima o dificultad para relacionarse con los demás. No obstante, en otros pacientes se pueden presentar condiciones más serias como presión sobre los órganos vitales del tórax, el corazón y los pulmones.
Esto puede provocar algunos problemas respiratorios o cardiacos, como cansancio, dolor de pecho, infecciones respiratorias recurrentes, tos, frecuencia cardiaca acelerada u opresión pectoral. Otra afectación frecuente es una mala posición de la columna vertebral que, en algunos casos, se presenta como escoliosis (desviación o curvatura de la columna).

Por tratarse de una condición que puede afectar la calidad de vida de manera importante, requiere una atención médica adecuada; sin embargo, “en muchas ocasiones los padres acuden a distintas especialidades médicas sin encontrar una solución. Un experto en cirugía torácica puede valorar y corregir de manera precisa el pectus excavatum y sus complicaciones", advierte el doctor Munguía.

Innovación quirúrgica

Desde hace unos meses se ha implementado en México, en particular en el Hospital Angeles Roma, una nueva técnica que permite corregir esta malformación con resultados efectivos.

Se trata de un novedoso procedimiento menos invasivo que ha evolucionado los métodos tradicionales que se utilizan en pacientes con pecho hundido. "Es una técnica menos dolorosa y traumática, llamada pectus up, que requiere menor tiempo de cirugía, hospitalización y recuperación, lo que la convierte en una excelente opción para los pacientes que requieren este tipo de tratamiento", comenta el experto.

Es un método extratorácico, ya que el esternón se eleva sin la necesidad de invadir la cavidad torácica ni de realizar maniobras agresivas. "La técnica consiste en colocar una placa a nivel subpectoral en la zona de mayor depresión del esternón, a través de una pequeña incisión, es decir, se coloca por encima del esqueleto óseo, al contrario de los métodos tradicionales en los que la placa se pone por debajo del esternón, entre las costillas”.

Posteriormente, mediante tracción, se eleva el esternón hasta la placa y se fija a ella, sin necesidad de introducir ningún material en la cavidad torácica ni de extirpar cartílagos costales para conseguir reducir el hundimiento del esternón. “Este implante debe permanecer en el paciente mínimo tres años, no obstante, durante este tiempo, puede llevar una vida normal", comenta el médico.

“La edad ideal para esta intervención es entre los 12 y 14 años para evitar las posibles complicaciones derivadas de la propia malformación y los problemas psicológicos. Aunque, gracias a la facilidad de esta técnica, los pacientes adultos también pueden beneficiarse de este tratamiento quirúrgico. Asimismo, es importante recalcar que en los menores de 8 años es preferible optar por métodos no invasivos”. 

Actualmente este novedoso procedimiento se realiza en diversos países, como España, Francia, Portugal y Colombia. En México, el Hospital Angeles Roma ha sido el primer centro médico privado en efectuar esta nueva técnica en norteamérica.

"Contamos con un equipo multidisciplinario integrado por reconocidos expertos, entre cirujanos y anestesiólogos torácicos, rehabilitadores físicos, cardiólogos y neumólogos; esto, aunado a la tecnología disponible en los Hospitales Angeles, nos convierte en un grupo especializado en el manejo del pectus excavatum. Siempre con el compromiso de mejorar el bienestar físico y emocional de nuestros pacientes”, concluye el doctor Alejandro Munguía.

En Hospitales Angeles
queremos un México de vida.


Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO