Resultados de Laboratorio

 

 

Artritis Reumatoide


Es un padecimiento que, por lo general, inicia en la edad adulta y se caracteriza por dolor e inflamación en las articulaciones, acompañadas por rigidez de duración variable. Los especialistas indican que la causa se desconoce, pero se puede relacionar con un agente infeccioso.

¿Qué es la artritis reumatoide?

Es una enfermedad inflamatoria principalmente de las articulaciones o coyunturas que tienen movimiento. Esta enfermedad afecta en forma simétrica las articulaciones, es decir, afecta simultáneamente, una articulación del lado izquierdo, y una articulación del lado derecho (en algunos casos puede tratarse de la misma articulación). Esta es una de las características que nos permiten distinguirla de otras enfermedades. Las articulaciones dañadas con más frecuencia son las muñecas, nudillos, dedos de los pies y manos, codos hombros caderas, rodillas y tobillos.

¿Cuáles son las causas?

Las causas son desconocidas. Hasta el momento no se conoce el agente que desencadena la enfermedad. Pudiera tratarse de un agente infeccioso pero, independientemente de la causa de la artritis reumatoide, ésta es una enfermedad en la que participa en forma importante la autoinmunidad (una respuesta destructiva del sistema inmunológico contra el propio organismo). Es decir, el sistema inmunológico genera anticuerpos y células que se dirigen contra el tejido de las articulaciones, donde producen inflamación.

¿Cuáles son los síntomas?

Dolor en las articulaciones que se manifiesta más intenso después de un reposo prolongado, por ejemplo, en las mañanas después de haber dormido. Inicialmente se presenta con dolor en las articulaciones que en un corto plazo evoluciona hacia inflamación.

Inflamación.- Es un aumento de volumen en los tejidos blandos de la articulación (membrana sinovial), donde hay infiltración de células. No es hinchazón, porque la hinchazón es retención de líquido. Esta inflamación por lo general es simétrica, es decir, cuando afecta la articulación de un lado del cuerpo, la correspondiente del otro lado también será afectada.

Rigidez.- de más de una hora de duración después de haber estado en reposo. Hay algunas otras enfermedades que no son inflamatorias, pero también pueden manifestar rigidez aunque de corta duración.

Nódulos.- Son abultamientos que se encuentran debajo de la piel, cerca de las articulaciones de los codos, los tobillos, las manos, etc. Estos nódulos pueden desaparecer en algunos casos, pero no en todos. La artritis reumatoide no sólo afecta las articulaciones, ya que muchos pacientes con esta enfermedad pueden llegar a presentar problemas en otros sitios, como los ojos, pulmones u otros órganos. De hecho, en casos extremos, la artritis reumatoide se puede comportar como una enfermedad grave y agresiva que puede poner en peligro la vida del paciente.

Disminución de peso.- Las células que producen inflamación, además de que consumen energía, producen sustancias que afectan el metabolismo y disminuyen el apetito (como en el cáncer), por lo que el paciente baja de peso, y presentan un malestar general similar a cuando una persona tiene una infección, se sienten mal y no tienen deseos de hacer nada.

Fatiga temprana.- Cuando la enfermedad está activa, el paciente se cansa rápidamente, aún sin haber realizado grandes actividades. En la artritis reumatoide, después de varios años de padecer una inflamación sin control, las articulaciones, el hueso y el cartílago empiezan a destruirse, resultando en inestabilidad de las articulaciones. Esto causa incapacidad funcional, que limita las actividades normales del paciente, como la capacidad de caminar, o de efectuar sus labores. El tratamiento adecuado de la enfermedad en etapas tempranas tiene como objetivo prevenir que los pacientes lleguen a esta etapa tardía de la enfermedad, donde lo que predomina son las secuelas. De no ser controlada a tiempo la artritis reumatoide, esta puede acabar dañando huesos, ligamentos y tendones. Por lo tanto al presentar los primeros síntomas acuda a su médico.

¿Cuáles son las personas propensas a padecer artritis reumatoide?

  • Es más frecuente en mujeres (tres por cada hombre).
  • En una familia donde hay alguien que padece artritis reumatoide, la posibilidad de que se repita en alguna otra generación es ligeramente mayor que en familias donde no hay casos de artritis reumatoide.
  • La edad de inicio más frecuente de la artritis reumatoide es entre los 30 y 50 años, pero pueden padecerla también niños, jóvenes y ancianos.

¿Cómo se puede detectar la artritis reumatoide?

La única forma de diagnosticarla es clínica. Es decir, por los síntomas que se mencionaron como: inflamación, rigidez de larga duración y la confirmación por el médico de que el paciente tiene un proceso inflamatorio de las articulaciones con un patrón sugestivo de artritis reumatoide. Como criterio para considerar que se trata de artritis reumatoide, los síntomas deben tener una duración mínima de 6 semanas.

¿Hay algún tipo de examen que se deba realizar para establecer el diagnóstico?

Los exámenes que se realizan sirven para clasificar a la enfermedad pero no para diagnosticarla. El diagnóstico es clínico, ya que el médico basado en los síntomas puede decir al paciente qué tipo de artritis reumatoide padece, independientemente de la realización de exámenes como la prueba sanguínea y rayos X. Alrededor del 90 % de los pacientes con artritis reumatoide puede tener factor reumatoide sin presentar la enfermedad. Los exámenes de laboratorio ayudan a saber si la enfermedad está activa o no, y si la enfermedad está respondiendo adecuadamente al tratamiento. Los criterios de diagnóstico aceptados por el Colegio Americano de Reumatología incluyen: rigidez prolongada de las articulaciones por la mañana, nódulos característicos debajo de la piel, articulaciones erosionadas que se muestran aparentemente en la pruebas de Rayos X, y pruebas sanguíneas de anticuerpos conocidos como factor reumatoide.

¿En qué consiste el tratamiento?

El tratamiento de la enfermedad, dado que la causa es desconocida, es inespecífico y se dirige a combatir la inflamación. Una parte del tratamiento para la artritis reumatoide es médico y la otra parte es de apoyo emocional junto con una terapia familiar.

Tratamiento médico.- Se dedica a combatir el dolor y la inflamación de diversas maneras, tradicionalmente con medicamentos como la aspirina y antiinflamatorios. De los medicamentos disponibles, el metrotexate, por su eficacia y precio, es uno los mejores para el tratamiento de artritis reumatoide. Están disponibles una gran variedad de medicamentos con diferentes mecanismos de acción para la artritis reumatoide, iniciando con los antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), hasta los medicamentos "modificadores de la enfermedad" o "inductores de remisión". Se acepta generalmente, que para prevenir las secuelas es importante dar un tratamiento agresivo desde fases iniciales de la enfermedad, una vez que la artritis reumatoide en un paciente se ha podido identificar como una forma potencialmente agresiva.

Tratamiento de apoyo emocional.-Muchas de las personas que padecen esta enfermedad lamentablemente se avergüenzan de las deformidades, cuando no debería ser así, ya que esta es una enfermedad como cualquier otra. Por ésta razón los médicos debemos de hacer conciencia de que el paciente con artritis reumatoide debe recibir apoyo emocional, para reintegrarlo por completo a su familia y la sociedad.

¿Tiene cura la artritis reumatoide?

Desafortunadamente no tiene cura. Pero la detección oportuna permite un mejor manejo de la enfermedad.

Las deformaciones que aparecen con la artritis reumatoide ¿pueden llegar a desaparecer?

Podemos hablar de dos tipos de deformaciones que son:

  • La deformación inicial por inflamación, donde se ven los dedos como "barrilitos". En este caso la inflamación sí desaparece.
  • La deformación por secuelas, es decir a la persona que se le desvían los dedos y otras articulaciones, debido a que se destruyó el hueso y el cartílago. En este caso las deformidades no desaparecen

También, en cuanto a la incapacidad funcional por inflamación, es posible quitarla. Mientras que la incapacidad funcional por secuelas requiere de procedimientos quirúrgicos, terapias u otro tipo de tratamientos que no siempre corrigen el problema por completo. Si el paciente que padece artritis reumatoide no lleva un buen tratamiento médico, existe el riesgo de que recaiga.

¿Se puede prevenir la artritis reumatoide?

No se puede prevenir, esto debido a que no conocemos los factores externos desencadenantes. Las secuelas se pueden prevenir con un tratamiento médico adecuado, con un buen programa de fisioterapia, con un buen programa de concientización al enfermo de qué es lo que tiene que hacer en caso de padecer esta enfermedad.



NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO