Los minerales

Son sustancias inorgánicas que el cuerpo requiere para funcionar con normalidad.
Los minerales pueden encontrarse de forma natural en diversos alimentos. Cualquier persona que siga una dieta balanceada podrá obtener las cantidades necesarias y no requerirá de suplementos que los contengan.

¿Para qué sirven?

  • Los minerales son necesarios para el metabolismo de carbohidratos, proteínas y grasas.
  • También para la conducción de impulsos nerviosos, para mantener el ritmo cardiaco normal y para la contracción de los músculos.
  • Controlan la cantidad de agua en el cuerpo y regulan su almacenamiento.
  • Ayudan a mantener el balance ácido-alcalino (PH) del organismo.
  • Contribuyen a la formación de anticuerpos.
  • Son parte importante de la estructura ósea y son esenciales para el crecimiento.

¿Cuáles son?

Calcio

Fuentes: productos lácteos, vegetales de hoja verde, brócoli, sardinas, camarones, salmón, almejas y leguminosas.

Funciones:

  • Construye y mantiene fuertes los huesos y los dientes.
  • Ayuda a regular el latido cardiaco y la contracción muscular.
  • Es necesario en el proceso de coagulación.
  • Contribuye a mantener un balance de líquidos en las células y a regular la presión arterial.

Su deficiencia: Frena el desarrollo normal en los niños, y en los adultos provoca pérdida de masa ósea. Los síntomas son raquitismo (reblandecimiento de los huesos) en bebés y niños, osteoporosis (debilitamiento de los huesos) y en algunos casos aumento de la presión arterial.

Toxicidad: Aunque el exceso de calcio puede ser eliminado por el organismo, en ocasiones puede provocar calcificación de los huesos y tejidos blandos o piedras en el riñón.

Cloro

Fuentes: sal de mesa (NaCl) y de forma abundante en productos procesados.

Funciones:

  • Contribuye a mantener un balance en los líquidos del cuerpo.
  • También a balancear los niveles de acidez necesarios para llevar a cabo el proceso digestivo.

Su deficiencia: Puede provocar espasmos musculares y alteración del equilibrio acidobásico.

Toxicidad: El exceso de cloro puede provocar vómitos.

Cromo

Fuentes: carne, vísceras, aves, granos integrales, papas, champiñones y levadura de cerveza.

Funciones:

  • Es importante para el metabolismo de carbohidratos y grasas.
  • Es necesario para que la insulina trabaje adecuadamente.
  • Ayuda a regular la cantidad de glucosa en la sangre.

Su deficiencia: Impide la utilización adecuada de la glucosa por lo que uno de los síntomas principales es un problema de intolerancia de glucosa además de un deterioro en el ritmo de crecimiento.

Toxicidad: Hasta el momento, no hay ninguna evidencia de que provoque algún daño en el organismo si es ingerido en exceso.

Cobre

Fuentes: vísceras, mariscos, leguminosas, papas y nueces.

Funciones:

  • Es necesario para la formación de glóbulos rojos.
  • Ayuda en la función de diversas enzimas.
  • Contribuye a mantener en buen estado el sistema inmunológico, huesos, vasos sanguíneos y nervios.

La deficiencia: De este mineral puede provocar anemia y daño en el cerebro y en la médula espinal.

Toxicidad: El exceso de cobre puede producir vómito y diarrea.

Flúor

Fuentes: agua y cremas dentales fluoradas y mariscos.

Funciones:

  • Ayuda en la formación de huesos y dientes.
  • Puede ayudar a prevenir la osteoporosis.

La deficiencia: Puede provocar la formación de caries.

Toxicidad: Produce fluorosis (acumulación excesiva de flúor), decoloración en los dientes, náuseas y vómito.

Fósforo

Fuentes: carne, huevos, aves, productos lácteos, leguminosas y nueces.

Funciones:

  • Ayuda a fortalecer dientes y huesos.
  • Contribuye a mantener el balance de acidez en el cuerpo.
  • Participa en el transporte de grasas y en la oxidación de carbohidratos.

Su deficiencia: Puede provocar irritabilidad, debilidad, alteraciones intestinales y renales.

Toxicidad: Puede interferir en la absorción de calcio y hierro.

Hierro

Fuentes: carnes rojas, vísceras, aves, yema de huevo, leguminosas, pan y cereal enriquecidos, vegetales de hoja verde y frutos secos.

Funciones:

  • Es esencial para la producción de hemoglobina que transporta el oxígeno de los pulmones a las células.
  • Formación de diversas enzimas que intervienen en muchas reacciones químicas en el organismo.

Su deficiencia: Puede dañar la función inmunológica, también puede provocar anemia, cuyos síntomas principales son: debilidad, fatiga, las membranas de los ojos se tornan pálidas, incapacidad para regular la temperatura del cuerpo.

Toxicidad: un exceso de hierro es tóxico y provoca vómitos, diarrea y lesiones en el hígado e intestinos.

Magnesio

Fuentes: granos integrales, nueces, leguminosas y vegetales de hoja verde.

Funciones:

  • Contribuye en el desarrollo de dientes y huesos.
  • Ayuda a la transmisión de impulsos nerviosos y en la contracción de los músculos.
  • Activa las enzimas necesarias para obtener energía.

Su deficiencia: Puede provocar debilidad, irritabilidad y náuseas.

Toxicidad: Un exceso de magnesio puede provocar insuficiencia respiratoria y ritmo cardiaco irregular.

Manganeso

Fuentes: granos integrales, frutas, vegetales y nueces.

Funciones:

  • Es un componente de las enzimas.
  • Participa en diversos procesos celulares.

Su deficiencia: Puede provocar pérdida de peso, irritación de la piel, vómitos, retraso en el crecimiento del cabello.

Toxicidad: Puede provocar desórdenes en el sistema nervioso.

Molibdeno

Fuentes: productos lácteos, hígado, cereales y leguminosas.

Funciones:

  • Activa ciertas enzimas en el organismo.
  • Es necesario para el metabolismo de energía.
  • Ayuda en la formación de sangre, huesos y cartílagos.

Su deficiencia: Puede provocar acidosis, aceleración del ritmo cardíaco, respiración rápida, y ceguera nocturna.

Toxicidad: Puede interferir en la absorción de otros minerales.

Potasio

Fuentes: leguminosas, carne, vegetales, plátanos, leche y fruta.

Funciones:

  • Contribuye a mantener el balance de líquidos en el cuerpo.
  • Ayuda en la transmisión de impulsos nerviosos.
  • Formación de proteína.

Deficiencia: Fatiga, confusión y debilidad muscular.

Toxicidad: Debilidad muscular, ritmo cardíaco anormal y vómitos.

Selenio

Fuentes: mariscos, carnes y otros productos animales.

Funciones:

  • Tiene propiedades antioxidantes e interactúa con la vitamina E.
  • Ayuda a mantener normal la función del corazón.

Su deficiencia: Puede provocar dolor y debilidad muscular así como padecimientos cardiacos.

Toxicidad: Desórdenes en el aparato sistemas digestivo y en el sistema nervioso, pérdida de cabello.

Sodio

Fuentes: sal y en productos procesados

Funciones:

  • Contribuye a mantener un equilibrio en los niveles de acidez del organismo.
  • Participa en el proceso de regular la presión sanguínea y el balance de líquidos en las células.
  • Ayuda en la transmisión de impulsos nerviosos y en la contracción muscular.

Deficiencia: Dolor de cabeza, calambres musculares, debilidad y falta de apetito.

Toxicidad: En algunas personas puede provocar presión arterial alta y retención de líquidos.

Yodo

Fuentes: sal yodatada y mariscos.

Funciones:

  • Ayuda a regular la función de la tiroides.
  • Es necesario para el desarrollo y crecimiento normales.

Su deficiencia: Puede provocar aumento del tamaño de la tiroides (bocio) incremento de peso y retraso en el crecimiento físico y mental en los niños.

Toxicidad: Puede provocar que se incrementen las concentraciones de hormona tiroidea.

Zinc

Fuentes: carne roja, aves, pescados, pan y cereales integrales, leguminosas y nueces.

Funciones:

  • Activa las enzimas necesarias para diversas funciones celulares.
  • Es necesario en los procesos de división celular, crecimiento, curación de heridas y funcionamiento adecuado del sistema inmunológico.
  • Participa en la producción de insulina.

Deficiencia: Anemia y retraso en el crecimiento, falta de apetito (por la disminución del sentido del gusto) y retraso en los procesos de cicatrización.

Toxicidad: Alteraciones intestinales, dolor muscular, fiebre, náuseas y vómito La cantidad de minerales que una persona necesita puede variar dependiendo de su edad, sexo y estado de salud en general. Consulte con su médico sus requerimientos específicos, antes de tomar cualquier tipo de suplemento de vitaminas o minerales.


Más información

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO