Resultados de Laboratorio

 

 

Callos


Es una zona de la parte superior de la piel llamada capa de queratina, que se torna normalmente gruesa formando una inflamación en respuesta a una fricción repetida. Las callosidades se pueden presentar en cualquier parte del cuerpo pero principalmente aparecen en los pies (planta y dedos), las manos, los codos o bien algunas otras áreas del cuerpo que rozan constantemente.

Causas

  • Los callos se forman por la presión de la piel externa.
  • Deformaciones congénitas en los pies.
  • Por el uso de zapatos estrechos, puntiagudos y altos.
  • Práctica de deportes.
  • Algunos oficios.

Las mujeres son las que más padecen los callos por el tipo de zapatos que utilizan, sin embargo, los hombres también pueden presentar este problema por la predisposición congénita.

Síntomas

Las personas presentan algunas áreas endurecidas en la piel que generalmente son del tamaño de un chícharo o más grandes, las cuales se pueden observar a simple vista. El dolor puede aparecer como respuesta a la presión o bien espontáneamente. Al presentar la sintomatología consulta a tu médico para el posible diagnóstico, porque aunque son fáciles de reconocer, muchas veces los callos se pueden confundir con las verrugas plantares que también afectan a la capa de queratina.

Clasificación

Callos blandos.- Se presentan en aquellas personas que tienen una deformidad en los dedos o en los pies. Este tipo de callo no es muy común, aparece en medio de los dedos y no presenta dolor, a menos de que sea sometido a fricción.

Callos duros.- Se presentan en las zonas del pie donde hay un excesivo roce. El diagnóstico es fácil de reconocer al tacto y a simple vista. Para este tipo de callos debe realizarse una plantografía para saber de qué forma pisa el paciente y dónde se presentan los puntos de apoyo.

Callos plantares.- Son muy comunes y por lo regular no son dolorosos, siempre y cuando la carga no sea excesiva. Los presentan mujeres de 20 años en adelante por el uso de zapatos de tacón.

Callos interdigitales.- Aparecen en el cuarto o quinto dedo del pie, el dolor se hace presente porque el hueso se luxa y forma un pico el cual no presenta molestia pero en el dedo contínuo recae el dolor produciendo un callo duro.

Callos laterales.- Se presentan en el borde externo del quinto dedo. La lesión inicia con una zona callosa dura que posteriormente se torna blanca con el centro transparente, simulando un ojo, el cual es sumamente doloroso.

Callos supradigitales.- No son muy frecuentes, los padecen aquellas personas que tienen los dedos en forma de garra y también aquellos que tienen el arco del pie demasiado marcado. Estos callos son blandos, no duelen, y sólo llega a haber molestia cuando sufren de algún roce.

Tratamiento

Dependerá del tipo de deformidad que padezca la persona, por ejemplo, si las deformidades no son muy severas en el tratamiento se recurre a aditamentos sencillos como una almohadilla, un guante o cualquier otro elemento protector, que se puede comprar en cualquier farmacia.

Para tratar de desaparecerlos se debe utilizar calzado cómodo, para eliminar los callos más rápidamente el médico indicará algún medicamento que disuelva la queratina, como aquellos fármacos que contienen ácido salicílico. Algunos callos y callosidades podrán reducirse con una piedra pómez después del baño.

Hay médicos que recomiendan el uso de algunas plantillas ortopédicas con las que se podrá eliminar el dolor de los callos, además de que podrían disminuirlos. La cirugía es recomendada con muy buenos resultados, en caso de que no se trate una callosidad a tiempo y cuando las mujeres de edad avanzada empiezan a tener problemas reumáticos.
Las personas diabéticas que padezcan de callos deberán tener especial cuidado de sus pies.

Prevención

  • Baje de peso en caso de padecer obesidad.
  • Utilice zapatos cómodos y con tacón de no más de 3 cm de alto.
  • Atienda problemas de pie plano ya que con un tratamiento ortopédico a tiempo durante la niñez se evitarán los callos.
  • Siempre trate las deformaciones congénitas de los pies.



NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO