Resultados de Laboratorio

 

 

Rehabilitación Cardiaca


La rehabilitación cardiaca se inició en los años 60 a nivel mundial, en México se inicia en la década de los 70, antes de estas fechas una persona enferma del corazón era considerado como un inválido, tenía que permanecer en cama por mucho tiempo, era despedida de su trabajo y suspendía su actividad sexual. Para conocer cuáles son los beneficios de la rehabilitación cardiaca,se entrevistó al Dr. Héctor Hernández Hernández, médico cardiólogo, Certificado por el Consejo Mexicano de Cardiología, miembro de la mesa directiva de la Asociación Nacional de Cardiología y miembro titular de la Sociedad Mexicana de Cardiología.

Historia

En un principio, la movilización temprana después del infarto, se realizó de forma empírica, es decir, sin estudios científicos que la avalaran. También se comprobó con el tiempo, que el reposo prolongado traía perjuicios para el paciente a nivel circulatorio y pulmonar. Cuando una persona pasa mucho tiempo en cama, puede manifestar:

  • Tromboembolia pulmonar, es decir, trombos en las piernas que se pueden desprender hacia los pulmones.

  • Neumonía

  • Deterioro en el funcionamiento muscular

  • Problemas digestivos

Estos problemas, se pueden evitar con la movilización temprana, que además fortalece el músculo cardiaco (el corazón), las arterias y el pulmón. La actividad física sistemática, debe ser progresiva y bajo supervisión médica, de esta manera es posible disminuir:

¿Cuál es el objetivo de la rehabilitación cardiaca?

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la rehabilitación cardíaca tiene por objetivo atender al paciente que tiene una enfermedad del corazón, con la finalidad de reintegrarlo a sus actividades físicas, psicológicas y sociales en la mejor forma posible para que lleve una vida productiva y de buena calidad.

¿Quiénes pueden recibir una rehabilitación cardiaca?

Todos aquellos pacientes que sufrieron una enfermedad del corazón, entre las que destacan el infarto del mismo o aquellas que están en riesgo de enfermarse, por ejemplo personas con hipertensión arterial, colesterol alto, obesos, fumadores y sedentarios. Después del infarto, cuando no hay complicaciones (al octavo día aproximadamente) el paciente se somete a una prueba de esfuerzo que consiste en caminar sobre una cinta rotativa a un determinado ritmo, el cual aumenta gradualmente de velocidad. Se vigila la frecuencia y el ritmo cardiaco se controla de forma continua, a través de una serie de electrocardiogramas, también se mide la presión arterial en intervalos.

Con la prueba de esfuerzo, se evalúan las condiciones en que se encuentra el corazón después del infarto, también si no hay otras zonas del mismo que estén en riesgo y como se evalúa la fuerza de contracción del mismo. Si la prueba de esfuerzo resulta negativa en cuanto a isquemia residual o insuficiencia coronaria residual, se incrementa las actividades de calistenia (calentamiento). Se recomienda un programa de marcha, algunas actividades físicas además de un programa de alimentación bajo en grasas y sal.

¿Qué tipo de enfermedades se benefician con ésta rehabilitación?

  • Cardiopatía isquémica o infarto (la más frecuente en nuestro país)

  • Cardiopatía de nacimiento

  • Cardiopatía reumática

  • Cardiopatía hipertensiva

Sin embargo, no sólo las personas que padecen estas enfermedades pueden recibir rehabilitación cardiaca, sino todas aquellas que están propensas a sufrir de algún padecimiento cardiaco. En estos casos es muy importante trabajar intensamente con ellas para poder prevenirlos, lo cual sería ideal en estas enfermedades.

¿En qué consiste la rehabilitación cardiaca?

En primer lugar, se utiliza "educación para la salud", además de diferentes tipos de programas, actividad física sistemática, nutrición, supresión a tabaquismo y de apoyo psicosocial.

a) Educación para la salud: Se le informa al paciente el porqué se enfermó, se le explican las causas y en qué consiste su enfermedad. Se le enseña cuáles son los factores de riesgo coronario dentro de los cuales tenemos dos grupos:

No modificables

  • Herencia.- Cuando se tienen familiares cercanos que hayan padecido de las arterias coronarias.

  • Sexo masculino.- Existe mayor predisposición en el hombre que en la mujer.

  • Edad.- Es más frecuente después de los 45 años en hombre y después de los 55 en las mujeres.

Modificables

  • Hipertensión arterial

  • Dislipidemias.- Son enfermedades que consisten en la elevación de los niveles de grasas en la sangre, tales como el colesterol, los triglicéridos y las lipoproteínas de baja densidad.

  • Tabaquismo.- Es peligroso independientemente si se consumen cigarros, puros o pipas.

  • Diabetes mellitus

  • Hiperuricemia.- Es la elevación de los niveles de ácido úrico en la sangre.

  • Obesidad

  • Vida sedentaria

  • Estrés

  • Alteraciones en la personalidad

  • Menopausia

Las personas pueden tener más de un factor de riesgo, no es lo mismo un sujeto que tiene el colesterol alto, el riesgo aumenta cuatro veces a otro que además padece de presión alta y fuma. En este caso el riesgo de sufrir un infarto es 16 veces mayor. Además, parte de esta educación consiste en enseñarle al paciente la importancia de:

  • Realizar ejercicio de acuerdo a lo que indique el médico.

  • Dejar de fumar.

  • Disminuir el consumo de alcohol.

Existen lesiones directas al corazón, como la cardiopatía alcohólica, ocasionada por el consumo excesivo de bebidas embriagantes, en estos casos se debe suspender totalmente el alcohol.

b) Programa de actividad física sistemática, Se inicia desde que el paciente está internado, es ahí donde se relaja inicialmente al paciente y después, cuando evoluciona sin complicaciones, se aumenta progresivamente su actividad.

c) Educación dietética, El paciente que está enfermo del corazón, tiene muchas variantes en su alimentación. Para saber cuál es la alimentación adecuada el médico realizará algunos exámenes de laboratorio, así sabrá si su paciente es diabético, si presenta altos niveles de colesterol, de triglicéridos o el ácido úrico.

¿De qué depende una buena rehabilitación?

De muchos factores como:

  • La edad

  • Las ganas de vivir del paciente

  • El tipo y localización del infarto

  • La constancia y seguimiento del programa que debe ser permanente

Si el paciente tiene ganas y cumple con el programa se pueden obtener resultados excelentes, sin embargo, la rehabilitación cardiaca no es sólo durante los seis meses que acuden con el especialista, es cambiar sus hábitos de por vida para evitar una recaída. La rehabilitación se divide en tres fases:

Fase 1 (hospitalaria).- Es cuando el sujeto tiene el problema, se mantiene en reposo y después de confirmar que no tiene complicaciones, inicia sus actividades físicas y se le utiliza una prueba para evaluar su estado.

Fase 2 (paciente externo).- Acude con el terapista a realizar actividades de rehabilitación cardiaca, ejercicios de calistenia, ejercicios en bicicleta y programas de marcha para fortalecer al paciente.

Fase 3 (mantenimiento).- Es permanente, es decir, para toda la vida.

¿La rehabilitación es total?

Esto depende del padecimiento de la persona, si sufrió de un infarto, es decir, de la muerte de células del corazón, no se puede rehabilitar totalmente, ya que las células no se pueden regenerar, sin embargo, sí puede alcanzar una vida "casi normal", donde pueda realizar sus actividades diarias, sin ningún temor. Es importante mantener una supervisión médica periódica, ya que esta enfermedad puede ser progresiva y ocasionar otros infartos. Por esto, hay que adoptar una nueva forma de vida.

Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO