Resultados de Laboratorio

 

 

Alzheimer


La enfermedad de Alzheimer es la causa más común de demencia senil. La demencia es una condición que transforma el funcionamiento cerebral. El Alzheimer afecta las zonas del cerebro que controlan el pensamiento, la memoria y el lenguaje.

El psiquiatra alemán Alois Alzheimer describió por primera vez esta terrible enfermedad en 1906, al encontrar cambios en el tejido cerebral de una mujer que había muerto a causa de una enfermedad poco común. En ese momento se trataba de un mal muy raro, puesto que la mayoría de las personas morían al ser muy jóvenes. Sin embargo, las expectativas de vida han cambiado desde entonces, pues antes una persona vivía como máximo 47 años pero hoy llega a cumplir 77 años.

Causas

Aunque los científicos logran constantemente hallazgos importantes en torno al Alzheimer, las causas de la enfermedad aún son desconocidas. A medida que se aclaran algunos puntos, surgen otras interrogantes, como por ejemplo: "¿Por qué algunas personas padecen la enfermedad a los 50 años, cuando otras se mantienen lúcidas hasta los 90?" La herencia puede ser la respuesta, ya que los factores genéticos parecen tener mayor importancia de la que se creía.

En la enfermedad de Alzheimer algunas partes del cerebro se van degenerando, las células que son vitales para la memoria y otras habilidades se destruyen, y en las que subsisten se reduce la capacidad de reacción frente a muchas de las sustancias químicas que transmiten las señales en el cerebro. Aparecen en el cerebro tejidos anormales llamados placas seniles y haces neurofibrilares, así como ciertas proteínas anormales.

Aunque existen muchas teorías todavía no hay una forma garantizada de diagnosticar el Alzheimer en una persona viva. Cuando un paciente muestra signos de demencia, la principal tarea del médico es descartar las otras posibles causas, como infartos cerebrales, tumores o deficiencias vitamínicas.

Síntomas

La enfermedad de Alzheimer comienza lentamente. Al principio el único síntoma es una disminución de la memoria. Olvidar en dónde dejamos las llaves o una fecha especial no indica el inicio de la enfermedad, pero si estos episodios van empeorando, debe consultar al médico.

Los síntomas pueden clasificarse en tres etapas:

Primera etapa

La pérdida de la memoria afecta las actividades laborales
Se olvidan sucesos recientes
Se confunden los lugares
Se pierde la iniciativa
Hay cambios de estado de ánimo
Se tarda más tiempo en realizar tareas rutinarias
Se toman decisiones equivocadas
Hay dificultades para administrar el dinero
Disminución del olfato

Segunda etapa

Hay confusión
Mayor pérdida de la memoria
Dificultad para reconocer las amistades cercanas
Cambios en los patrones del lenguaje
Tics o movimientos musculares involuntarios
Dificultad para leer, escribir o trabajar con números
Se escuchan o ven cosas que no existen

Tercera etapa

Pérdida de peso
Desconocimiento total de familiares
No reconoce su propia imagen en el espejo
No pueden comunicarse
Sufren incontinencia
No pueden cuidar de sí mismos

La evolución de los síntomas difiere según la persona.

Diagnóstico

No es fácil para los médicos diagnosticar la enfermedad de Alzheimer en sus inicios. Aunque no es una enfermedad curable, la detección temprana puede facilitar que los pacientes reciban tratamientos que retarden la aparición de algunos síntomas. El médico requerirá de mucha información en torno al paciente para evaluarlo y así poder diagnosticar si se trata de Alzheimer.

Historia médica completa
Toda la información relacionada con la salud de la persona, sus hábitos alimenticios, actividad física, enfermedades del paciente y de su familia.

Análisis médicos
Pruebas de sangre y de orina para descartar otros posibles padecimientos.

Exámenes neuropsicológicos
Se ponen a prueba la memoria, la habilidad numérica, la atención y el lenguaje para identificar problemas específicos en la persona.

Imágenes computadas al cerebro
El médico puede requerir de pruebas especiales para obtener imágenes del cerebro ya sea por medio de tomografías computadas o de una resonancia magnética. De esta manera puede detectar alguna anormalidad, como por ejemplo, un tumor o un infarto cerebral.

Tratamiento

No existe un tratamiento que detenga la enfermedad de Alzheimer. En etapas no muy avanzadas algunos fármacos pueden aliviar los síntomas, al mejorar la acción de una sustancia química del cerebro llamada acetilcolina. Pero incluso cuando estos medicamentos funcionan (algunos pacientes no responden en absoluto) generalmente sólo ayudan durante un período de seis a nueve meses.

Al controlar algunos de los síntomas como el insomnio, la ansiedad y la depresión los pacientes se sienten menos incómodos, lo que facilita la labor de quien cuida de ellos.

Las personas que padecen Alzheimer deben visitar al médico regularmente, sólo él podrá evaluar la progresión de la enfermedad y cerciorarse de que no se presenten otros padecimientos.



NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO