Otoesclerosis

La otoesclerosis es un padecimiento que provoca un crecimiento anormal del hueso que rodea el oído medio e interno, lo cual produce una inmovilización del estribo (el hueso del oído medio unido al interno). Esto impide que las estructuras del oído funcionen adecuadamente, provocando pérdida gradual de la audición.

Causas
Aunque se desconocen las causas de la otoesclerosis, algunas investigaciones han encontrado que la herencia juega un papel importante en el desarrollo de este padecimiento. Si uno de los padres de una persona padecen otoesclerosis, ésta tendrá un 25% de probabilidades de desarrollarla; y el 50% si ambos padres presentan esta enfermedad. En las mujeres, el riesgo de padecer otoesclerosis también se ha relacionado con los cambios hormonales producidos durante el embarazo.

Síntomas
La pérdida progresiva de la audición es el síntoma más común de la otoesclerosis. La persona que la padece comienza por darse cuenta de que no percibe los susurros o los sonidos leves y gradualmente va perdiendo la audición. Este padecimiento puede afectar un solo oído, aunque con mayor frecuencia afecta ambos. Aunado a esto algunas personas también experimentan mareos, problemas de equilibrio y zumbidos en los oídos.

Diagnóstico
Es necesario acudir con el otrorrinolarongólogo para descartar otros padecimientos con síntomas similares. En ocasiones es necesaria la evaluación de un audiólogo para identificar el daño sufrido por las estructuras del oído y determinar el tratamiento adecuado.

Tratamiento
Si la pérdida de la audición es leve, o si el médico considera que el paciente no es candidato a la cirugía, puede utilizarse una prótesis auditiva o audífono. En la mayoría de los casos los médicos recurren a una cirugía llamada espadectomía que consiste en extraer el estribo (que se encuentra inmovilizado) y sustituirlo por una pequeña prótesis para permitir que las ondas sonoras se transmitan adecuadamente al oído interno y así recuperar la audición. Este procedimiento puede realizarse bajo anestesia local o general y dura alrededor de 2 horas.

Recuperación
En algunos casos el paciente es dado de alta el mismo día de la operación (especialmente si fue realizada bajo anestesia local). Es necesario seguir algunas indicaciones que incluyen:

  • No sonarse la nariz
  • No recostarse en posición totalmente horizontal
  • No tocar ni retirar el vendaje del oído
  • Evitar que entre agua al oído
  • No realizar ejercicio extenuante
El paciente puede percibir la mejoría a los pocos días de la espadectomía, aunque la recuperación máxima se logra al cabo de unas semanas. El 80% de estas operaciones logran mejorar o restablecer la audición. Es común que el paciente sienta algunos efectos secundarios como vértigo, cambios en el sentido del gusto e intolerancia a los sonidos fuertes. Consulte a su médico de inmediato si presenta alguno de los siguientes síntomas:
  • Fiebre alta
  • Dolor excesivo
  • Supuración excesiva o de mal olor
Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.


Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO