PROCEDIMIENTOS
Alergias: la principal causa del asma infantil

El asma es una enfermedad inflamatoria de los pulmones, bronquios y tejido pulmonar, lo cual provoca la obstrucción de las vías aéreas más pequeñas (bronquios y bronquiolos). Generalmente, se presenta después de una proceso alérgico o infeccioso. El Dr. Miguel Ángel Alvarado, especialista en pediatría intensivista del Hospital Angeles Metropolitano, habla sobre el tema.

¿Cuál es la diferencia entre alergia y asma?

La causa principal del asma, es la “alergia”. Sin embargo, se dice que un niño sufre de asma, cuando presenta más de dos cuadros de bronco espasmo, es decir, obstrucción por inflamación bronquial. No obstante, existen otros factores que pueden provocarla.

¿Cuáles son los factores que pueden provocar este padecimiento en un niño?

  • Antecedentes familiares.
  • La falta de leche materna.
  • Contacto constante con productos químicos, (jabones, talcos, perfumes, etc.)
  • Contaminación en el medio ambiente.
  • Agentes alergénicos, como polen o caspa de gato.
  • Frecuentes enfermedades virales, las cuales pueden desencadenar respuestas muy similares a las de una alergia.
  • Problemas de estrés.

¿Se puede curar el asma?

Afortunadamente, el asma en los niños desaparece con la edad. Sin embargo, es muy importe controlar los ataques de asma, durante la infancia o etapa preescolar, hasta que desaparezca.

¿Cómo se diagnostica?

Es un diagnóstico clínico, es decir, el médico debe de observar los síntomas que presenta el niño. La tos recurrente, la dificultad para respirar y sonido en el pecho, son los indicios más frecuentes. Lo más importante es investigar la causa que lo origina, es decir, el médico debe de investigar si es ocasionada por:

También es necesario conocer las condiciones en las que el bebé vive, para encontrar los factores con los que se puede asociar la enfermedad. En algunos casos, puede ser necesario un estudio de alergias, el cual consiste en inyectar al niño una serie de sustancias alergénicas, para saber a cuales resulta alérgico.

¿Cuáles serían los posibles síntomas?

Los síntomas pueden ser muy variados, aunque los más frecuentes son:

  • Tos crónica
  • Dificultad para respirar
  • Agitación
  • Sonido en el pecho (silbante)
  • Sensación de ahogo

¿En qué consiste el tratamiento?

Generalmente el tratamiento es ambulatorio, es decir, no necesita ser hospitalizado el paciente. En la mayoría de los casos, se aplica un bronco dilatador inhalado para disminuir la dificultad al respirar. Sin embargo, lo más importante es identificar la causa o causas que desencadenan los ataques de asma, para poder prevenirlos. Cuando la causa es identificada, el tratamiento puede ser:

  • Anti-alérgico
  • Anti-inflamatorio¿Cuáles serían las recomendaciones para evitar el asma infantil?
    1. Lactancia materna durante los 6 primeros meses de vida.
    2. Introducción paulatina a alimentos diferentes a la leche materna después de los 6 meses.
    3. Evitar el uso de sustancia químicas (jabones, talcos, perfumes, cremas, etc.)
    4. Procurar que el bebé entre a la guardería, hasta después de cumplir seis meses.
    5. Evitar las alfombras, ya que almacenan mucho polvo y parásitos, que favorecen el desarrollo del asma.
    6. Evitar el uso de almohadas con plumas.
    7. Sacudir con frecuencia los lugares que almacenan polvo, como libreros, persianas, etc.
    8. Utilizar mantas sintéticas, como poliéster, para cubrir al bebé.
    9. No poner plantas al rededor del bebé.
    10. Evitar el contacto con animales (gatos, pericos, palomas), principalmente si existen antecedentes familiares o si el bebé presenta algunos de los síntomas que se mencionaron anteriormente.
    11. NO recurrir a la automedicación
    12. Consultar a su pediatra en caso de que su bebé sufra de infecciones respiratorias.

    ¿Existe alguna diferencia entre asma infantil y asma en adultos?

    Sí, los casos de asma infantil desaparecen en un 90 por ciento, con el crecimiento. En cambio, el asma en personas adultas generalmente es una enfermedad crónica, es decir, sólo se controla, no se cura.

    Es muy importante que acuda con su pediatra regularmente para prevenir ataques severos de asma. En la mayoría de los casos, el pediatra podrá proporcionar un tratamiento adecuado. Sin embargo, en algunos casos, puede ser necesario recurrir a un neumólogo pediatra o alergólogo. El Hospital Angeles Metropolitano cuenta con médicos calificados para atender oportunamente a niños con padecimientos de este tipo.


    Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

    NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO