PROCEDIMIENTOS
Cáncer de colon

El cáncer rectocolónico, es una de las principales causas de mortalidad en el mundo; afortunadamente, en las últimas décadas, la sobrevida ha mejorado notablemente; gracias la detección oportuna, nuevas técnicas quirúrgicas y tratamientos complementarios como las radiaciones y la quimioterapia. El Dr. Francisco Javier Barrientos Castro, proctólogo y coloendocopista, del Hospital Angeles Metropolitano, menciona que se trata del un crecimiento descontrolado de células anormales en la primera sección del intestino grueso.

"Generalmente las células de cualquier parte del organismo, crecen y se dividen conforme las requiere un determinado órgano, para mantener una función normal. En el cáncer, ocurre todo lo contrario, ya que al dividirse las células en forma desordenada, hay una sobrepoblación celular que origina una masa o tumor, en el caso que nos ocupa, considerado maligno: Debido a que las células que lo constituyen son anormales y pueden invadir o destruir los tejidos vecinos o verterse al torrente sanguíneo para extenderse a otros órganos y provocar una nueva formación de tumores (metástasis) a partir de la lesión primaria".

¿Por qué se desarrolla el cáncer de colon?

Aunque las causas exactas del cáncer de colon, no se conocen, se ha observado que la conjunción de varios factores genéticos y ambientales, asociados a la edad (generalmente, personas mayores de 60 años), pueden provocar un proceso denominado “carcinogenésis”, en el que se acumulan múltiples alteraciones genéticas que permiten la transformación del epitelio mucoso (tejido que recubre el intestino) normal del intestino, en un tumor, inicialmente, benigno; conocido como pólipo neoplásico o adenoma. Este puede crecer y transformarse en un tumor maligno (cáncer).

Se desconoce el tiempo exacto en que se desarrolla la trasformación, sin embargo se calcula que puede llevar de 5 a 10 años.

¿Cuáles son los factores genéticos y ambientales?

Dentro de los factores genéticos, podemos considerarlo que junto con la edad, son inherentes al propio individuo, tales como:

  • Historia personal o familiar de cáncer o adenomas (pólipos neoplásicos)
  • Síndromes hereditarios de cáncer con o sin poliposis
  • Enfermedad inflamatoria intestinal, como colitis ulcerosa de larga evolución y que afecta a todo el colon.
  • En menor grado, se han mencionado como factores de riesgo, antecedentes de cáncer de mama, ovarios o endometrio.

En lo que se refiere a los factores de riesgo ambientales, se ha observado que uno de los más importantes es llevar una dieta alta en grasas, principalmente de origen animal, y baja en vegetales, frutas y fibra, así como el elevado consumo de productos altamente refinados o industrializados, el exceso de calorías ingeridas en la dieta y la vida sedentaria.

¿Cuáles serían los síntomas?

Los principales síntomas y signos que hacen pensar en la posibilidad de cáncer de colon, son el cambio en los hábitos intestinales, como:

También se puede presentar, materia fecal adelgazada y/o sangre, dolor o distensión abdominal, o la presencia de una masa o tumor palpable en el abdomen.

Aunque estos síntomas no son específicos del cáncer de colon, si el paciente, además sufre pérdida de apetito y de peso corporal, y es mayor de 60 años, el médico puede considéralos, indicios claros de este padecimiento. Sin embargo, es necesario realizar estudios especiales para confirmar el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica?

Es muy importante que acuda con su médico en caso de presentar cualquiera de los síntomas anteriores. Será necesario realizar un historial y reconocimiento físico, además de algunos estudios, como:

¿En qué consiste el tratamiento?

El único tratamiento potencialmente curativo, es la cirugía, el cual puede dar mejores resultados si el diagnóstico se realizó de manera oportuna. La cirugía que se realiza, consiste en la resección (extirpación) del segmento afectado de colon (hemicolectomía derecha, izquierda, resección de sigmoides, etc.)

En algunos casos de cáncer de colon recto, puede recurrirse al empleo de radioterapia, sola o en combinación con quimioterapia (antes o después de la cirugía). En caso de cáncer de colon, sólo se utiliza la quimioterapia como adyuvante del tratamiento quirúrgico en etapas avanzadas, después de que se analiza la parte del intestino que se quitó.

La detección oportuna de este tipo de padecimientos, puede marcar la diferencia entre el tipo de tratamiento, el tiempo de recuperación o incluso entre la vida y la muerte. Por lo que es muy importante acudir con el médico regularmente. El Hospital Metropolitano cuenta, con el equipo técnico y humano, para la obtención de un diagnóstico oportuno y un tratamiento adecuado.

 
Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO