PROCEDIMIENTOS
Hepatitis B

La hepatitis B es un problema grave de salud, que afecta a personas de todas las edades en el mundo. En Estados Unidos, más de 240 mil personas contraen esta enfermedad cada año, lo que a la larga puede convertirse en un padecimiento grave como cáncer o cirrosis del hígado, y en algunos casos puede conducir a la muerte.

Aunque ha sido desestimada por los medios de comunicación especializados en medicina, así como por las instituciones encargadas de campañas de difusión y prevención, la hepatitis B se coloca ya, entre las principales enfermedades adquiridas mediante vía sexual con consecuencias irreversibles y muy graves.

Su prevención consiste en una vacuna, que debido a la explosión del inicio de la vida sexual entre los jóvenes de entre 15 y 16 años de edad, se aconseja aplicarla a adolescentes e incluso niños.

¿Qué es la hepatitis B?

Como los otros tres tipos de hepatitis (A, C y D), la B es una infección viral que inflama el hígado e impide el paso de la bilis que produce este órgano al descomponer la grasa, y se altera la función de eliminar toxinas de la sangre, de producir diversas sustancias importantes, de almacenar o distribuir la glucosa, vitaminas y minerales.

El número de infectados de hepatitis B está en aumento, muchas de las personas no saben que tienen esta enfermedad, ya sea porque no muestran ningún síntoma o los confunden con los de un virus gastrointestinal.

Se sabe que cerca de 75,000 personas tienen síntomas obivios de la hepatitis B, de los que 15,000 requieren hospitalización. Además, 1 de cada 500 personas externamente sanas es portadora de la hepatitis B y puede transmitirle la enfermedad a otra persona sin ser consciente de ello.

¿Por qué es una enfermedad crónica?

"La hepatitis B, es considerada crónica porque si bien tiene más o menos un tiempo de incubación de entre 45 y 90 días, y sus síntomas son muy parecidos a cualquier forma de hepatitis, un porcentaje de entre el 15 y el 20% (uno de cada seis pacientes) desarrollan una forma crónica, con tres posibles consecuencias graves: cirrrosis, cáncer o artritis, esta última como resultado de la inflamación del hígado, pero pueden ser otras", explica del Dr. Alberto Palacios, especialista en Medicina interna, Reumatología e Inmunología Clínica.

¿Cuál es la principal forma de contagio?

Por vía de contacto sexual, mientras que la vía sanguínea ha quedado en un segundo plano. "Hasta 1980 con la aparición de la epidemia del VIH/SIDA hay mayor control en las transfusiones y menor riesgo. La causa más frecuente ahora es la vía sexual o por contaminación accidental, por ejemplo con una jeringa, un bisturí o una tijera contaminados", señala el doctor Palacios.

¿Cuáles son los grupos de riesgo?

Principalmente los profesionales de la salud como dentistas, cirujanos, personal de laboratorio y paramédicos; quienes usan jeringas mal esterilizadas, como en el caso de adictos; así como quienes comparten objetos personales como rasuradoras y duchas femeninas; o personas que tienen relaciones sexuales sin protección.

Es importante aclarar que este virus no se encuentra en el sudor, las lágrimas, la orina, o las secreciones respiratorias. En cambio hay que señalar que se puede transmitir a infantes nacidos de mujeres infectadas, estos niños tienen probabilidad en un 90 % de desarrollar la enfermedad y la mayoría se convierten en portadores, a menos que sus madres sean tratadas antes de que ellos nazcan.

¿Cuáles son los síntomas?

Según puntualiza el doctor Palacios, hay ocasiones en que la enfermedad puede pasar desapercibida porque los síntomas se confunden con los de una gripa".

Sólo se detecta por un examen médico minucioso y algunas pruebas de laboratorio.

Después de hasta 4 meses bajo observación y cuidados la mayoría de personas superan por completo la hepatitis viral aguda. Sin embargo, la recuperación total puede tomar más tiempo. En ciertos casos, los individuos no retoman sus anteriores niveles de energía y vigor, a veces se ven forzados a desarrollar trabajos menos exigentes y a modificar muchos aspectos de su modo de vida anterior.

¿En qué consiste el tratamiento y los métodos de prevención?

"Como el virus se replica o produce muy fácilmente, el paciente deberá tener mucho reposo y evitar sustancias que puedan ser tóxicas para el hígado; concretamente alcohol, analgésicos o medicamentos para la fiebre o antiinflamatorios, en general medicamentos que puedan hacer más daños al hígado y durante un año deberá estar bajo supervisión médica. Por todo esto lo ideal es enfatizar la prevención", opina el médico.

Sin embargo como la transmisión por vía sexual es relativamente común, se ha implementado una campaña de vacunación contra el virus B de la hepatitis, esta campaña se está aplicando a partir de los doce años prácticamente en todo el mundo, pensando que la vida sexual en promedio puede empezar alrededor de los 16 años.

A propuesta del Dr. Palacios "se sugiere que los individuos que están en riesgo como trabajadores de la salud, enfermeras, médicos y paramédicos se vacunen desde el inicio de la carrera; a los adolescentes antes de iniciar su vida sexual; y a los familiares de quien tiene el virus, especialmente a los niños".

¿En qué consiste la vacuna?

La vacuna preventiva es una inyección muy sencilla que al cabo de uno o dos meses recibe un refuerzo para fortalecer el sistema inmunológico. Esta puede prevenir la infección de hepatitis B después de la exposición,pero una vez reconocida la presencia de la hepatitis B no tiene ningún valor.

¿Las personas generalmente se recuperan de hepatitis B?

Hoy se sabe que cerca del 90% de los adultos se recuperan de HBV luego de varios meses. La infección se elimina del cuerpo y la persona se vuelve inmune. Esto significa que no volverá a contraer hepatitis B otra vez. Sin embargo cerca del 10% de los adultos y la mayoría de los niños que padecen hepatitis B no pueden volverse inmunes y se convierten en portadores.

Se calcula que uno de cada 500 estadounidenses sanos es un portador de este virus, mientras que los niños que son infectados antes de cumplir los cinco años tienen entre un 20 y un 90% de posibilidades de convertirse en portadores de por vida, a menos que reciban tratamiento a tiempo.

¿Qué garantía se tiene con un trasplante de hígado?

"Un buen trasplante en estados Unidos o en Europa (cuyo costo rebasa los dos millones de pesos incluyendo medicamentos y donador) —señala el Dr. Palacios-- puede dar buenos resultados y alargar la vida del paciente de 5 a 10 años. En nuestro país la experiencia no ha sido muy buena, quizá por factores técnicos, pues hay gente bien entrenada y recursos".

¿Cómo cambia la vida este padecimiento?

"Por un lado está el riesgo de saber que se tiene la infección crónica, que se tiene la potencialidad de contagiar a su pareja; la incertidumbre de desarrollar cáncer o cirrosis; la perspectiva de tener hijos, evitar ciertas actividades físicas, la elección o no de ciertas carreras profesionales, y el estar atado a un tratamiento.

"Es por eso que debemos hacer mayor énfasis en la prevención; una simple vacuna a tiempo nos puede evitar todo esto", finaliza el doctor Palacios.
Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO