PROCEDIMIENTOS
Síndrome premenstrual

El síndrome premenstrual es un desorden que se caracteriza por una serie de cambios hormonales que provocan una diversidad de síntomas en la mujer. Estos síntomas pueden presentarse hasta 2 semanas antes de la menstruación.

¿Cuáles son las causas?

El síndrome premenstrual parece estar en relación con las variaciones en los niveles de estrógenos y progesterona que se producen durante el ciclo menstrual. Los estrógenos producen retención de líquidos lo que puede explicar algunos de los síntomas físicos. Otros cambios hormonales y metabólicos involucrados en el proceso pueden ser los causantes de los cambios emocionales.

Aunque hay muchas teorías en torno al síndrome premenstrual, los científicos coinciden en que sí, existe, es real y no es producto de la imaginación de las mujeres, como se ha llegado a creer.

¿Cuáles son los síntomas?

Ocho de cada 10 mujeres presentan molestias tanto físicas como emocionales a causa del síndrome premenstrual al que se le han atribuido más de 150 síntomas diferentes.

Los síntomas físicos más comunes son:

  • Retención de líquidos
  • Dolor de cabeza
  • Dolor e hinchazón de senos
  • Fatiga
  • Palpitación cardiaca
  • Cólico y distensión abdominal
  • Estreñimiento
  • Acné
  • Aumento de peso
  • Hinchazón

En cuanto a los síntomas emocionales:

  • Ansiedad
  • Depresión
  • Accesos incontrolables de llanto
  • Irritabilidad
  • Alteración del libido

También se registran síntomas mentales:

  • Confusión
  • Falta de coordinación
  • Falta de concentración

Los síntomas pueden variar de mujer a mujer, de un mes a otro e incluso puede haber meses en que no se presente uno sólo. Generalmente tienden a disminuir durante la menstruación y no vuelven a aparecer hasta alrededor de 2 semanas antes del siguiente ciclo menstrual.

En algunas mujeres los síntomas son casi imperceptibles, mientras que en otras pueden ser tan severos que llegan a alterar su desempeño laboral y social.

Tratamiento

Las fluctuaciones en los valores de estrógenos y de progesterona en la sangre son menos marcadas si se administran anticonceptivos orales combinados, es decir, que contienen a la vez estrógenos y progesterona. La retención de líquidos y la distensión se alivian disminuyendo el consumo de sal y tomando un diurético suave, justo antes del momento en que se espera que aparezcan los síntomas. Para muchos de los síntomas del síndrome premenstrual la dieta puede ser la solución.

Seguir estas sugerencias una o dos semanas antes del período menstrual pueden ayudar a aliviar las molestias:

Incluya:

Alimentos ricos en fibra (pan y pasta integrales de preferencia), leguminosas, nueces, vegetales frescos (especialmente espinacas) y fruta.

Evite:

Azúcares, miel, fructuosa, sacarosa y cafeína (presente en chocolates, refrescos de cola y café). Así como endulzantes artificiales, cigarros, bebidas alcohólicas, sal, conservas, alimentos ahumados y productos lácteos.

Los suplementos con minerales y vitaminas, que contengan vitamina B6 y E, calcio y magnesio pueden reducir algunos de los síntomas.

Practicar ejercicio ayudará a aliviar tanto los síntomas físicos como los emocionales. Evite lo que pueda el estrés y trate de relajarse. Un baño caliente es recomendable. Si es necesario tome una siesta. Hacer ejercicios para abdomen y espalda ayuda a muchas mujeres. Aplicar calor en la zona con dolor, ya sea a través de una bolsa con agua caliente o un cojín eléctrico ha sido un remedio casero muy recurrido. Sin embargo, si considera que en su caso el síndrome premenstrual es muy agudo, consulte a su médico.

Si es posible elabore un calendario en el que vaya anotando los síntomas que aparecen cada día. Si lo realiza durante 3 ciclos menstruales podrá detectar cuales son los que más le afectan y el ginecólogo tendrá información precisa para diagnosticar el grado de su problema así como el tratamiento más conveniente.


Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO