PROCEDIMIENTOS
Disfunción eréctil

Ha sido descrita como el fracaso recurrente del varón, para obtener y mantener una erección suficientemente rígida para lograr actividad sexual satisfactoria, durante una relación sexual o bien, la interrupción de los intentos durante la misma. Casi todos los hombres han experimentado una disfunción eréctil en alguna ocasión, pero eso resulta normal. Algunos médicos consideran que existe un problema cuando en un 25% de los intentos no se logra una erección suficiente para lograr el coito, mientras que para otros la disfunción eréctil se presenta cuando se fracasa en el 50% de los intentos.

¿Cuáles son las causas de la disfunción eréctil?

Las causas físicas de una disfunción eréctil son más frecuentes en los hombres de mayor edad y los problemas psicológicos en los hombres más jóvenes. Varias situaciones pueden desencadenar el problema, entre ellas:

¿Cómo se detecta la disfunción eréctil?

La disfunción eréctil es un padecimiento que puede ser detectado a tiempo y aún revertido. No empieza por la perdida total de la erección; sino que aparece poco a poco y se presenta en varios niveles:

Leve: Se caracteriza por la pérdida de rigidez en la erección lo que se traduce en la dificultad para lograr la penetración vaginal.
Moderado: La persona ha perdido más la capacidad eréctil.
Severo: Cuando el hombre ha perdido toda su capacidad de erección.

Es importante para el hombre que está experimentando problemas, hablar de sexualidad sin miedo, sin complejos; con su pareja o con el médico. Una actitud sana puede hacer la diferencia entre una vida plena y otra llena de frustraciones. En este sentido es importante entender que la sexualidad debe formar parte del interrogatorio que los médicos practican a sus pacientes para dar un perfil de salud inicial.

¿Qué es lo que retrasa la detección de la problemática?

Es preocupante saber que la disfunción eréctil no lleva a los pacientes al médico, cuando por enfermedades más sencillas se acude sin dudarlo al consultorio. Menos del 10% de los hombres con problemas de disfunción eréctil buscan ayuda médica. El hombre, utiliza distintos mecanismos para no enfrentar su problema, por lo general:

  1. Niega los síntomas por sus implicaciones
  2. Atribuye las causas a la pareja
  3. Ignora la condiciones de salud relacionadas con la disfunción eréctil
  4. Retrasa consistentemente la búsqueda de ayuda por temor a ser visto como hombre en decadencia

Tratamiento

El tipo de tratamiento va en estrecha relación con el problema específico que causa la impotencia. El primer paso es definir la causa, si es posible, para buscar la solución más conveniente según la opinión de su médico. Los especialistas sugieren el inicio del tratamiento con alternativas menos invasivas y continuar, en caso de no ver mejoría, con alternativas más agresivas. Las distintas alternativas de tratamiento pueden incluir una o varias de las siguientes, según lo considere el médico:

  • Cambiar los hábitos de vida que puedan afectar el buen funcionamiento de las arterias y las venas. Dejar de fumar, moderar el consumo de alcohol y de grasas, hacer ejercicio, buscar técnicas de relajación.
  • Cambiar o reducir la dosis de medicamentos que pueden causar impotencia.

Otros tratamientos incluyen:

  • Terapia transuretral y de inyección
  • Medicamentos orales
  • Dispositivos de aspiración (bombas de vacío)
  • Implantes peneanos
  • Cirugía vascular

Disfunción eréctil en México

De acuerdo con investigaciones recientes realizados en México se sabe que:

  • La mayoría de los mexicanos con disfunción eréctil se encuentran entre los 40 y 60 años de edad.
  • Suelen tener sobrepeso o presión arterial ligeramente arriba de lo normal.
  • Un alto número de estos mexicanos presenta una personalidad nerviosa y aprensiva.
  • La cuarta parte de ellos tiene algún otro padecimiento: 8.5% son diabéticos; 2.9% están siendo tratados por hipertensión arterial; casi 1 de cada 1000 recibe medicación antidepresiva; y 1.5% está recibiendo hormonas masculinas.
  • Sobresalió también la alta frecuencia de alcoholismo de tipo social hasta un 60% de la población estudiada; 20% en niveles de embriaguez: y 2% con algún tipo de farmacodependencia.
  • Además 16.7% de los pacientes carecían de erecciones; 34% reportaban erecciones sin la rigidez adecuada; 58% perdían la erección antes de efectuar el coito y 74% no conseguían la eyaculación.

¿Cómo puede prevenirse la disfunción eréctil?

Lleve una vida sana, cambie los malos hábitos que afecten la salud de las arterias y las venas, principalmente el fumar, modere el consumo de alcohol, y de grasas saturadas. Haga ejercicio pues este ayuda a mantener en buen estado el sistema circulatorio además de que sirve para liberar la energía negativa que puede generar estrés o depresión. Muchos especialistas opinan que una de las mejores medidas preventivas es hacer el amor frecuentemente con una pareja querida, buscando el placer para ambos. Con toda la información anterior, valdría la pena desmentir algunos de los mitos más comunes en torno a la disfunción eréctil:

La disfunción eréctil es la incapacidad total de lograr erecciones.

Falso. Puede ser que logre una erección, pero no lo suficientemente rígida para mantener una relación sexual satisfactoria. La erección debe ser lo suficientemente rígida para lograr la penetración vaginal y, además mantenerse hasta completar el coito. Si esto no sucede, puede existir disfunción eréctil. Si no es posible mantener una erección en por lo menos 1 de cada 4 intentos (25% de los intentos) será recomendable consultar al médico.

Perder la capacidad de tener o mantener una erección es consecuencia de la edad.

Falso. Se ha demostrado que diversas enfermedades pueden generar este problema: la diabetes, los padecimientos cardiovasculares, la hipertensión arterial, el colesterol elevado, el tabaquismo y otras condiciones médicas que incrementen los índices de ansiedad y depresión. De hecho, estudios recientes han demostrado que el sedentarismo, la obesidad y el consumo de alcohol son los tres factores que más se relacionan con la disfunción eréctil. Asimismo, factores psicológicos y de inestabilidad en la relación se convierten en importantes detonadores del problema. En el mismo sentido algunos medicamentos pueden ser causantes de este padecimiento, por sus efectos secundarios: por ejemplo algunos diuréticos, los medicamentos para el tratamiento de úlceras, cáncer, o para regular la presión; también los tranquilizantes o inductores del sueño. La disminución eréctil no es un problema de viejitos, se presenta en diversos segmentos: En el 1% de la población menor de 35 años; en el 5% a los 40; en el 10% a los 60 años; alrededor del 20% hacia los 70 años y de 30% a 40% entre los octogenarios.

La duración eréctil es causada por un problema hormonal.

Falso. Muchos médicos recetan testosterona (andrógenos) a sus pacientes, basándose en que si no hay testosterona en el organismo se pierde el deseo sexual. Sin embargo, no es un problema de falta de deseo sexual. Ahora se sabe que tanto el aspecto psicológico como el hormonal influyen; se sabe que en el organismo del paciente se presenta una "descarga" que evita o hace que desaparezca la rigidez del pene, y ésa es la que se tiene que contrarrestar. Ante este problema consulte a su médico, sólo él podrá orientarlo adecuadamente a través de una valoración correcta.

Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.
Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO