PROCEDIMIENTOS
Rotavirus: sus medidas y tratamientos

A pesar de que en los últimos años la Medicina ha tenido grandes avances científicos y tecnológicos, lo que ha salvado la vida a millones de personas, también han surgido nuevas patologías o enfermedades cuyos microorganismos causantes se han hecho más resistentes y frecuentes. Un ejemplo: el Rotavirus, una enfermedad intestinal que afecta sobre todo a niños menores de 2 años.

Cada vez es más frecuente escuchar la frase: "El niño tiene Rotavirus", por lo que surgen muchas incógnitas en la población, tales como: ¿de qué se trata esta enfermedad?, ¿qué le pasará a mi hijo?, ¿qué medidas y tratamientos existen? A continuación se tratarán de disipar las dudas más frecuentes sobre esta enfermedad.

Generalidades

Actualmente, la infección causada por rotavirus cobra la vida de más de 600 mil niños al año en todo el mundo, y es la primera causa de diarrea infecciosa en menores de 2 años de edad. Una vez que el rotavirus se pone en contacto con las células del intestino las destruye, lo que ocasiona diarrea y, por consiguiente, una deshidratación grave que pone en peligro la vida del menor.

¿Qué es el Rotavirus?

El rotavirus es un agente viral (llamado así por la forma redonda que tiene) que pertenece al grupo de los Reovirus. Éste suele reproducirse con mayor frecuencia durante el invierno y la primavera; no obstante, en México puede presentarse en cualquier época del año, con mayor prevalencia durante el Otoño.

Existen muchos subtipos de este virus, desde la A hasta la F, aunque los que atacan típicamente a los humanos son los del grupo A. Una característica de esta enfermedad es que su infección no deja una inmunidad permanente (creación de defensas contra la enfermedad), sino que ésta se logra después de varios ataques.

¿Cómo se manifiesta la enfermedad?

El cuadro se inicia con vómitos, fiebre, dolor abdominal y diarrea acuosa sin sangre abundante, la cual puede conducir a deshidratación. La diarrea tiene por lo general una duración de 3 a 9 días. Asimismo, es común que el paciente presente intolerancia a la leche, debido a que en el intestino disminuye la actividad de la lactasa (enzima encargada de digerir el azúcar de la leche o lactosa).

¿Cómo se transmite?

El virus se disemina por contacto fecal-oral. Algunos estudios indican, por ejemplo, que el virus es capaz de permanecer vivo en las manos de las personas por varias horas, así como en objetos, tales como: mostradores, juguetes y superficies duras en las guarderías, por lo que éstos son los principales mecanismos de transmisión. Además, los expertos mencionan que este virus viaja por aire y, por lo tanto, puede ser transmitido por vía respiratoria, aunque este tema aún se encuentra en estudio. A la fecha no se ha comprobado la transmisión del Rotavirus de animales a humanos.

¿La diarrea por Rotavirus puede ocurrir a cualquier edad?

Sí, aunque es poco frecuente en recién nacidos y en adultos. Ésta se presenta con mayor frecuencia y gravedad en niños de entre 6 meses y 2 años de edad.

¿Mi hijo ya tuvo diarrea por Rotavirus, puede volver a tenerla?

Sí, se han reportado hasta tres infecciones en un mismo paciente. Esto se debe a que existen cuatro tipos diferentes del virus y cada uno deja defensas específicas según su tipo. No obstante, las infecciones subsiguientes pueden ser de menor intensidad que la primera.

¿Cómo es el tratamiento?

En la actualidad no existe un medicamento específico contra el Rotavirus, por lo que el tratamiento va dirigido fundamentalmente a prevenir y a tratar la deshidratación; el empleo de sueros de rehidratación oral resulta eficiente en muchas ocasiones. En los casos más graves se requiere la administración de sueros vía venal. El uso de medicamentos en el control de la temperatura o del vómito deberá ser específicamente prescrito por un médico.

También, según la edad del bebé, se requieren algunas medidas alimenticias basadas en fórmulas lácteas especiales y papillas de frutas astringentes (que no laxan o producen diarrea), como la manzana, guayaba y plátano, así como papillas con arroz, pollo y algunas verduras cocidas que mantendrán el estado nutricional del bebé en condiciones óptimas.

¿Qué puedo hacer para evitar que mi hijo se infecte?

Principalmente que durante los primeros seis meses de vida el niño reciba alimentación del seno materno, ya que está demostrado que esto puede disminuir el riesgo de adquirir esta enfermedad. Además, la leche materna puede aminorar la gravedad de la diarrea relacionada con este virus.

Medidas para evitar el contagio:

  • Contar con buenos hábitos higiénico-dietéticos (lavarse bien las manos antes de comer y después de ir al baño).
  • Evitar comer en lugares de higiene deficiente, lavar y desinfectar bien frutas y verduras.
  • Lavarse las manos antes y después del manejo del enfermo, así como durante la alimentación y los cambios de pañal (en niños infectados).
  • No llevar a los niños infectados a la guardería o la escuela hasta que la diarrea termine y el estado nutricional y de hidratación hayan sido reestablecidos.
  • Las superficies donde se cambia al bebé de pañal deben lavarse con agua y jabón.

Actualmente los investigadores están trabajando en la obtención de una vacuna eficaz para la prevención de la diarrea por Rotavirus.

Por: L.E. Carmen Bertha Rodríguez López
L.E. Lucía Gallegos Estrada
Hospital Angeles Centro Médico del Potosí


Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO