PROCEDIMIENTOS
Diabetes infantil

La diabetes tipo 1 es una enfermedad crónica que se presenta en los niños por falta de insulina. El inicio de esta enfermedad puede ser rápido y es posible que lleve algún tiempo estabilizar al pequeño. Este padecimiento requiere de inyecciones de insulina para su control y un estricto plan de alimentación. 

En nuestro país este padecimiento no es muy común, pero no deja de ser importante, ya que en los últimos 10 años ha incrementado su frecuencia. En la diabetes infantil el páncreas deja de producir insulina, por lo que desde el momento del diagnóstico los niños requieren inyecciones de ésta por el resto de su vida. 

Las causas
Las causas son principalmente de tipo inmunológico, ya que el organismo produce anticuerpos o sustancias que actúan en contra de las células beta del páncreas y las destruyen. Incluso pueden detectarse anticuerpos en estas células aproximadamente tres años antes de que se manifieste la enfermedad. 

Algunos virus pueden estimular esa respuesta inmunológica y desencadenar la destrucción de las células beta del páncreas, provocando un agotamiento total y una baja o nula producción de insulina. En ciertas épocas del año, como otoño e invierno, a causa de las infecciones virales, los pequeños manifiestan más este padecimiento.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Orinar frecuentemente.
  • Pérdida de peso.
  • Tienen sed y hambre constantemente.
  • Visión borrosa.
  • Náusea y vómito.
  • Irritabilidad y cambios de estado de ánimo.
  • Crecimiento no adecuado.
  • ¿A qué edad son más propensos a padecerla?
    Esta enfermedad suele presentarse en niños de entre 8 y 12 años de edad; aunque se han registrado casos de pacientes de 2 años. La diabetes juvenil se puede manifestar entre los 14 y 16 años. 

    ¿En qué consiste el tratamiento?
    El tratamiento es determinado por el médico, basado en la edad del paciente, estado de salud, historial médico y grado de la enfermedad, entre otros aspectos. Los casos de diabetes tipo 1 requieren aplicación de insulina por medio de inyecciones, lo cual se puede realizar en diferentes zonas del cuerpo, como brazos, muslos, glúteos y abdomen.

    El objetivo es mantener los niveles de azúcar en la sangre dentro de los rangos normales. El control de la diabetes tipo 1 se consigue mediante la combinación de la dieta controlada con especial atención a la ingesta de azúcar e hidratos de carbono, inyecciones de insulina y ejercicios físicos.

    Los padres deben platicar con el médico con respecto al control de la glucosa en casa; además para saber qué hacer en caso de una elevación de glucosa, medidas en caso de una baja de azúcar, deporte que puede practicar y tipo de alimentación.

    Los niños y jóvenes con esta enfermedad pueden consumir dulces, siempre y cuando se tenga un control de la cantidad. Las recomendaciones alimenticias son: no comer fuera de sus horarios, tener un orden en la alimentación y de preferencia no comer fuera de casa. Esto con el fin de lograr el peso, la talla y el tejido muscular y óseo adecuados.

    ¿Se puede curar?
    En la actualidad esta enfermedad no tiene cura, pero se puede controlar adecuadamente. No obstante, debido a que se trata de un problema del páncreas, hoy día se efectúan trasplantes de este órgano con excelentes resultados.

    La diabetes es una enfermedad que sin duda modifica la vida de un niño, por lo que es importante acudir con un especialista que brinde un tratamiento adecuado que permita al menor un desarrollo óptimo. A medida que crezca el pequeño podrá adquirir el dominio de la situación, aprender a cuidarse solo y llevar una vida prácticamente normal.

    En Hospitales Angeles
    queremos un México lleno de vida.


    Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

    NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO