PROCEDIMIENTOS
Amibiasis

La amibiasis es una enfermedad intestinal causada por un parásito llamado Entamoeba Hystolítica. Se transmite por contaminación del agua o de los alimentos con materia fecal, o también de persona a persona.

La amibiasis, como la mayoría de las enfermedades parasitarias, es más frecuente en los países en desarrollo donde el control sanitario es deficiente.

¿Cómo se manifiesta la amibiasis?

No todas las personas que están infectadas con Entamoeba Hystolítica presentan síntomas. En ocasiones, los síntomas son tan leves que pasan desapercibidos.

Los más comunes son:

  • Diarrea y estreñimiento intermitentes
  • Dolor abdominal
  • Cólicos o retortijones
  • Distensión abdominal
  • Evacuaciones con moco y sangre
  • Sensación de cansancio
  • Fiebre
  • Falta de apetito
  • Pérdida de peso

¿Cómo se transmite la amibiasis?

La transmisión directa se produce a través de contacto con heces infectadas.

La Entamoeba Hystolytica se puede presentar en dos formas: como parásito inactivo (quiste)o como parásito activo (trofozoito).

El trofozoito vive en el intestino y se alimenta de bacterias o de la pared del intestino.

Al comenzar una infección, los trofozoitos son expulsados del cuerpo a través de evacuaciones diarréicas. Debido a que son poco resistentes, mueren cuando se encuentran fuera del cuerpo.

Si el enfermo no presenta diarrea, suelen convertirse en quistes antes de abandonar el intestino. Los quistes son muy resistentes e infecciosos, pueden diseminarse tanto directamente de persona a persona como indirectamente, a través de los alimentos o el agua.

La transmisión indirecta de los quistes es más frecuente en lugares donde no existe un adecuado control sanitario. Cuando se utiliza abono contaminado para fertilizar la tierra, o si se riega con agua sucia, es casi seguro que las frutas y verduras que ahí crezcan resultarán contaminadas.

Los alimentos también pueden contaminarse si son manipulados con poca higiene o por una persona infectada.

Tratamiento

El reconocimiento de la amibiasis se realiza a través de exámenes de laboratorio de las heces de la persona enferma.

El tratamiento de esta parasitosis se ha simplificado mucho en los últimos años gracias a la llegada de varios medicamentos que, ingeridos vía oral, eliminan los parásitos del intestino en cuestión de días. Sólo el médico, basándose en los resultados de laboratorio, puede prescribirlos.

Aunque la amibiasis en sí no resulta peligrosa, es importante tratarla, ya que los parásitos pueden diseminarse, invadiendo otros órganos y formando abscesos (el más común es el hepático). Pueden llegar inclusive al cerebro.

Otra posible complicación de este tipo de parasitosis es la deshidratación, principalmente en los niños, provocada por la diarrea.

Prevención

La higiene es la principal forma de prevenir la amibiasis.

En el hogar, la persona que prepara los alimentos debe lavarse las manos antes de manipularlos y después de ir al baño; lavar y desinfectar los alimentos que se comen crudos, como verduras y frutas; utilizar agua purificada, ya sea a través de un filtro o hirviéndola,

Si por su tipo de actividad se ve obligado a consumir alimentos fuera de casa, sea selectivo con el lugar y con el tipo de alimentos que escoge.


Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO