PROCEDIMIENTOS
Artritis

Es fuente de muchos mitos, sin embargo no es un padecimiento que pueda tomarse a la ligera, pues en breve puede perderse la movilidad y una o varias articulaciones. No sólo ataca a los ancianos, su principal víctima son las mujeres entre los 55 y 65 años de edad.

Algunas instituciones de salud consideran que uno de cada 200 mexicanos la padece, mientras que el Centro Médico Nacional Siglo XXI señala que son 10 millones de personas en México quienes tienen artritis.

Se cree que el frío o el cambio de temperatura son la causa, también se piensa que mientras más se mueve una articulación mayores posibilidades tiene de sanar. "No hay nada de cierto en eso, es una creencia popular. Lo real es que cada vez más personas la padecen, y sin un tratamiento preventivo puede llegar a sus últimas consecuencias", explica el doctor Alberto Palacios Boix, especialista en Reumatología, Medicina Interna e Inmunología Clínica, del Hospital Angeles Pedregal.

¿Qué es en realidad la artritis?

Es la inflamación de las articulaciones e incluye, por lo menos, cerca de 200 enfermedades que afectan esta parte del organismo. De acuerdo al sufijo "itis" es una enfermedad reumática inflamatoria, no se conoce el origen y se considera que es una respuesta inmunológica normal contra uno mismo. La más común es la artritis reumatoide.

¿Quién la desarrolla?

Según estudios internacionales la artritis reumatoide se presenta con más frecuencia en personas con una especial predisposición genética, sin embargo no es una enfermedad hereditaria. Esta enfermedad se presenta con mayor frecuencia en mujeres, pero afecta también a varones. No es una enfermedad propia de la edad avanzada y aunque puede aparecer en ancianos, se presenta con mayor frecuencia de los 45 a los 55 años. También puede afectar a niños, hoy en día 70 mil niños estadounidenses padecen esta enfermedad.

¿Cuál es la causa?

La artritis es la inflamación del tejido sinovial cuya función es recubrir la parte interna de las articulaciones, que permite la entrada y salida de líquido para mantenerlas lubricadas. En condiciones normales este tejido es delgado pero con artritis se hace muy grueso y deja pasar grandes cantidades de células inflamatorias y de líquido, por lo tanto las articulaciones se ponen rojas, calientes y se hinchan.

¿Cuáles son los síntomas?

En el caso de la artritis reumatoide, la inflamación es muy simétrica; suele afectar los dos tobillos, las dos rodillas, las dos muñecas, las articulaciones de los dedos en buena proporción, y a veces puede afectar los hombros y las caderas. Según el doctor Palacios "existen formas graves de artritis reumatoide en las que la aparición de la enfermedad es muy brusca y se afectan varios grupos articulares en forma simétrica y de manera muy aparatosa, resultando mucha incapacidad y otros síntomas como puede ser fiebre, fatiga y rigidez al incorporarse en las mañanas.

También puede presentarse fiebre inexplicable, cansancio fácil, dolor de cuello intenso y persistente, hormigueos en manos o pies, ronquera, sensación de falta de aire con los esfuerzos, tos continua, dolor en el pecho o en los costados, sequedad de la boca, enrojecimiento ocular, sensación de arenilla en los ojos, picazón vaginal, manchas o bultos en la piel, así como diarrea persistente.

¿Cómo se manifiesta la artritis fuera de las articulaciones?

Dado el seguimiento que se ha realizado de esta enfermedad, la artritis fuera de la articulación puede presentarse en la piel con nódulos reumatoides o abultamientos duros que aparecen en zonas de roce, como son los codos, el dorso de los dedos de las manos y los pies, la parte posterior de la cabeza y la zona del talón.

Estos nódulos también se pueden localizar en el interior del organismo, aunque raramente producen lesiones de relevancia para la salud. Es probable que se presente resequedad de la piel y de las mucosas por la inflamación y atrofia de las glándulas que fabrican las lágrimas, la saliva, los jugos digestivos o el flujo vaginal. Cuando esto ocurre se puede tratar del denominado síndrome de Sjogren, asociado a la artritis reumatoide.

¿Cómo afecta a la vida diaria?

Es una enfermedad que afecta mucho la vida diaria porque obliga al paciente a vivir con el padecimiento y a acostumbrarse a él; lo obliga a tomar medicamentos o inyectarse periódicamente; si no se controla a tiempo la inflamación se destruye el cartílago, después el hueso y finalmente se producen deformidades.

¿Cuál es el tratamiento?

Se utilizan tres niveles de tratamiento que son:

  • Analgésicos para quitar el dolor.
  • Antiinflamatorios que contribuyen a quitar la inflamación.
  • Fármacos modificadores de la progresión de la enfermedad.

Esto último es un concepto de no hace muchos años quizá unos 15, donde se estableció la necesidad de aplicar unos medicamentos -fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad-capaces de disminuir la inflamación en las articulaciones; es decir, de evitar que entren los glóbulos blancos y sigan penetrando e inflamando.

¿Hay otras medidas generales que ayuden?

Hay que evitar una vida agitada, con gran actividad física o con estrés psíquico. Conviene dormir una media de 8-10 horas nocturnas, y viene bien una siesta de 30 minutos. Es bueno comenzar el día con un buen baño de agua caliente, que contribuirá a disminuir la rigidez o el agarrotamiento articular matutino.

¿Hay medidas sobre la alimentación?

Para quienes piensan dejar la carne con el objeto de aliviar sus dolores el Dr. Palacios puntualiza que "no hemos encontrado relación con el tipo de dieta, excepto para la gota, enfermedad claramente asociada a exceso de carne y exceso de mariscos y de garbanzos". Pero hay pacientes que se han sentido mejor cuando disminuyen la cantidad de grasas, de dulces o de carnes en la dieta, no hay razones científicas para saber porque ocurre esto.

¿Cómo se puede prevenir?

"Un paciente con familiares que padecen artritis debe considerarse que tiene un riesgo genético relativamente más alto y debe vigilarse sobre todo ante la aparición de una inflamación. Los pacientes que tengan una articulación inflamada no deben automedicarse y tomar anti-inflamatorios, sino acudir con el reumatólogo.

"Es ideal mantenerse delgado y hacer ejercicio, porque se considera que esos dos factores previenen muchos trastornos en las articulaciones en general", aconseja del Dr. Palacios.

¿Cuáles son los riesgos de embarazarse cuando se padece artritis?

Esta enfermedad no obliga a evitar el embarazo. Dos tercios de las mujeres con artritis reumatoide experimentan durante el embarazo una mejoría transitoria de la enfermedad, pero conviene recordar que la crianza y el cuidado de un recién nacido exigen un esfuerzo físico considerable.

Para finalizar el Dr. Palacios decide aportar una nota de cautela para quienes actualmente padecen algún nivel de este problema de salud: "La artritis reumatoide es una enfermedad en la que es preferible nunca utilizar cortisona; si debe usar que sea bajo estrecha vigilancia de un especialista (reumatólogo) y con la certeza de que la intención es quitar el medicamento a corto plazo.

"Esta enfermedad crea una enorme dependencia hacia la cortisona, cuando se suspende de golpe la enfermedad se exacerba terriblemente. Además quienes usan este medicamento, a la larga tienen mayor posibilidad de perder la articulación".


Si requiere de mayor información llene nuestra forma de cont@cto.

NO OLVIDE CONSULTAR A SU MÉDICO